lunes, 7 de enero de 2013

Valencia Basket 113 Bilbao Basket 111: Empezar en la luna de Valencia nos cuesta caro

"Estar en la luna de Valencia: Dícese de aquel que no está con los cinco sentidos plenamente puestos en aquella actividad que está realizando. Sinónimo de despistado." Más o menos, así rezaría la definición del estado en el que ayer Bilbao Basket estuvo inmerso en unos caóticos siete minutos iniciales, llenos de imprecisiones y con una defensa blanda como la mantequilla y que acabó costando el partido a los Hombres de Negro. Todo lo que ocurrió después, estuvo claramente marcado por un comienzo aciago y Bilbao Basket, pese a realizar muchas concesiones a su rival, forzó la prórroga al remontar 8 puntos en un minuto en el que Kostas fue absoluto protagonista al anotar nueve puntos. En la prórroga, las espadas estuvieron en todo lo alto, pero un par de controvertidas decisiones arbitrales y una última jugada en la que los Hombres de Negro no eligieron la mejor opción, hizo que Bilbao Basket se volviese a la capital vizcaína con una derrota por 113-111 en un partido que fue todo un espectáculo.

El comienzo fue, sencillamente, devastador. Bilbao Basket saltó a la pista de la Fonteta dos escalones por debajo de su rival en todos los aspectos. Cuatro pérdidas de balón casi consecutivas daban vía libre a un Valencia que salió en tromba y muy acertado. Aunque, parte de ese acierto taronja se debió a una débil defensa de los Hombres de Negro que, una y otra vez se veían superados por los Dubljevic - partidazo con 32 puntos y 37 de valoración- Kelati, Rafa Martínez y compañía. Así las cosas y con 5 triples en sus espaldas, Bilbao Basket veía cómo el buen inicio de Mumbrú en tareas ofensivas era la única buena noticia, porque mirar al marcador en el minuto 6 de partido era un ejercicio de tortura con el 27-11 que reflejaba el luminoso. Entonces, Bilbao Basket, bajo la batuta de Raül López, reaccionó, intensificó su defensa y eso también tuvo su reflejo en el ataque en el que Rakovic fue protagonista con seis puntos casi seguidos. De este modo, con un 0-10 de parcial, Bilbao Basket frenaba la sangría y se ponía 27-21. Los valencianos, lograron dar un estirón en el marcador al final del primer cuarto para ponerse 31-21.

El segundo cuarto fue un continuo toma y daca, un intercambio de canastas que, claramente, viendo el marcador, favorecía a los valencianos, ya que se mantenía la renta en el luminoso. Por un lado, Dubljevic daba espectáculo y por el otro, emergía la mejor versión de Hamilton para mantener en el partido a los suyos. La desventaja rondaba la decena... Hasta que apareció Hervelle, quien con siete puntos consecutivos, metió a Builbao Basket de lleno en el partido, ya que nos íbamos al descanso cuatro puntos por debajo, 50-46. Pese al chaparrón inicial, seguíamos con las opciones de ganar casi intactas.

Kostas, con uno de sus momentos de locura anotadora, nos llevó a la prórroga. Fotos: Fotoclick

En la reanudación, aunque no acababa de reflejarse en el marcador, Bilbao Basket se hacía con el control del partido a pesar de que todo seguía siendo casi un continuo intercambio de canastas. Tres tiros libres de Hamilton ponían el partido 65-63. Lo más difícil parecía hecho, pero este equipo parece empeñarse en ponerse las cosas difíciles. En ese momento, llegaron las pérdidas de balón, los tiros libres fallados y una técnica a Raül López por protestar. En un abrir y cerrar de ojos, nos endosaron un parcial de 12-0 que dejaba las cosas muy cuesta arriba,(77-63). Sendos triples de Hamilton y Kostas nos daban un poco de vida antes de encarar el último cuarto (79-71). En los primeros compases del último cuarto no mejoraron las cosas, Dubljevic seguía hiriendo de muerte a los nuestros y Markovic ponía el partido 86-73 a falta de siete minutos. Era el más difícil todavía, pero, en un nuevo arreón dirigido por Raül y Kostas, los hombres de Katsikaris infligían un parcial de 0-9 que les ponía a tan solo cuatro puntos. Grimau acercaba a los suyos a dos puntos a falta de poco más de dos minutos. Ahí volvió a aparecer la versión de Bilbao Basket que lo tira todo al traste y una falta en ataque de Raül y un triple de Kelati dejaba el aprtido, aparentemente, visto para sentencia a falta de un minuto (96-88). Era de locos creer que se podía ganar y, como es habitual, Kostas aparece en esos momentos de locura. Nueve puntos del griego en menos de sesenta segundos -incluido el triple final- dejaron el partido empatado a 101. Tocaba ir a la prórroga.

El partido fue espectacular y un homenaje al juego ofensivo tal y como muestra el marcador.

Fueron cinco minutos intensísimos en los que Bilbao Basket tuvo sus únicas ventajas en todo el partido (101-103 y 103-105). La ausencia por faltas de Raül y Mumbrú lo hacía todo más difícil...Pero estaba Kostas. Hasta que fueron a por él. Con empate en el marcador y ya inmersos en el último minuto, los árbitros pitaron una discutible falta al alero de Salónica. Antes había habido pasos de Gelàbale, pero los colegiados no tuvieron la vista tan fina y exigente como la tuvieron tres segundos después con Kostas. Pese a todo, Bilbao Basket tuvo la última posesión para ganar o empatar y ahí volvió a emerger el equipo que se complica la vida y en esta vez fue para morir. Ni siquiera se lanzó a canasta y el partido murió en las manos de los Hombres de Negro. El encuentro fue todo un espectáculo, pero también una constatación de que las carajas iniciales cuestan partidos... Y no es la primera vez.


No hay comentarios: