jueves, 20 de diciembre de 2012

Bilbao Basket 98 UCAM Murcia 75: Sacamos el rodillo y hacemos historia


Tras las dos derrotas consecutivas en ACB, había expectación por ver cómo reaccionaba Bilbao Basket a su primer momento delicado de la temporada. Además, los Hombres de Negro contaban con la baka de Raül López para tratar de intentar al CB Murcia. Pese a todo, la respuesta de Bilbao Basket fue contundente y convincente. Apalizó al cuadro murciano y lo hizo, además, haciendo rotaciones y guardando fuerzas de cara al próximo choque contra Obradoiro. El encuentro no tuvo mucha historia debido al incontestable dominio de los de Katsikaris, pero sí pasará a la historia del club bilbaíno por los 132 puntos de valoración ACB que sumaron entre los 10 jugadores de Bilbao Basket que participaron en el encuentro. Esta marca establece un nuevo récord de valoración en el BB.

De esos 132 de valoración, 32 fueron de un Lamont Hamilton excelso y que no tuvo rival en la pintura. Su aportación fue de 17 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y 2 tapones en tan solo 22 minutos de juego. Intenso en ambos lados de la pista, el pívot americano estuvo muy bien secundado por Axel Hervelle y Nikos Zisis. Ambos hicieron un partido notable y fueron vitales para que los Hombres de Negro diesen un paso casi definitivo hacia la Copa. Un triunfo el próximo sábado frente al Obradoiro, dejaría a Bilbao Basket virtualmente clasificado ya que, pase lo que pase en los demás partidos, sacaría tres triunfos de ventaja al noveno puesto a falta de otros tantos partidos.

El inicio del partido fue un avance excato de lo que ocurriría en el encuentro. Un mate de Hamilton abría la veda. El americano se multiplicó en el arranque de partido y Murcia parecía desubicado y sin ideas. Los nuestros veían el aro como una auténtica piscina y con 9 puntos de Lamont y 8 de Axel, el encuentro se dinamitaba. Pasados ocho minutos de juego, el resultado era demoledor (26-8). Lo más difícil ya estaba hecho y solo quedaba mantener la diferencia. Bilbao Basket tras un inicio arrollador, bajó un punto la intensidad, dosificó sus fuerzas de cara al partido del sábado y eso lo aprovechó Murcia que, mediado el segundo cuarto se puso a ocho puntos (35-27). Entonces volvió a despertar la bestia. Lamont Hamilton no estaba dispuesto a que los de Óscar Quintana se acercasen más en el marcador y volvió a aparecer para empequeñecer a sus rivales. Con seis puntos consecutivos y todo ello aderezado con rebotes y hasta un tapón, Lamont guió a los suyos hacia la tranquilidad y mandó el partido 49-35 al descanso.

 Sergio Sánchez anotó su primer punto en ACB. Fotos: ACB Photo/Arrizabalaga

En la reanudación, Hamilton siguió con su show. No necesitaba tirar para generar juego. Potente en el rebote y en la intimidación como suele, Hamilton también destapó su faceta de asistente de lujo. Zisis, Hervelle y Mumbrú se aprovecharon de ello, mientras Murcia recurría a Gatens y Barlow para minimizar, en la medida de lo posible, el chaparrón que les estaba cayendo. Aun así, una canasta de Vasileiadis dejaba el partido 68-48. En ese momento, con el partido ya totalmente decididó, Lamont se sentó. La afición aplaudió a rabiar y el Murcia suspiró. Era normal, el traje a medida que les había hecho Lamont era impresionante. Llegaba el turno de rotar y que quienes menos minutos están jugando como Pilepic o Moerman -aún está en plena puesta a punto tras sus dos lesiones- tuviesen su dosis de protagonismo. Un triple de Zisis al principio del último cuarto estableció la máxima diferencia del partido (80-55), pero no había historia alguna.

Mientras unos tiraban de rotación de cara a batallas futuras, los otros rezaban para que la paliza no fuese mayor. Sergio Sánchez también contó con un par de minutos y aprovechó la circunstancia para anotar su primer punto en ACB. Pilepic con un triple cerró un partido en el que Lamont hizo y deshizo a su antojo y que nos deja muy cerca de la Copa. El paso definitivo toca darlo el sábado frente a un Obradoiro que ya ha demostrado su poderío fuera de casa ganando, ni más ni menos, en las canchas de Baskonia, Unicaja y,ayer, del Barça. Todo hace indicar que esa será una batalla mucho más dura y compleja que la de ayer.



No hay comentarios: