jueves, 13 de diciembre de 2012

BB 85 Charleroi 84: Ganamos el partido y perdimos los papeles


Lo que en principio debía ser una noche feliz por haber acabado por tercera vez invictos en la primera fase de Eurocup, acabó siendo la mayor vergüenza en la que ha tomado parte Bilbao Basket en su corta pero intensa historia. Tras un partido que no pasó de ser una pachanga, Matt Walsh falló el tiro libre que podía haber llevado el encuentro a la prórroga, Hamilton fue el encargado de barrer el balón y quedárselo hasta que sonó la bocina final con el marcador 85-84. Pero tras el baloncesto -de escasa calidad, por cierto- llegó el boxeo, el wrestling o, en definitiva, la auténtica vergüenza. Todo se incendió rápido, aunque Matt Walsh fue poniendo material inflamable a lo largo de todo el partido. Fue el propio Walsh -además de anotar 26 puntos y coger 14 rebotes para 43 de valoración- quien encendió la cerilla con un getso muy poco deportivo a lo que siguió una tangana de dimensiones siderales. Walsh, Riddick, Mumbrú y Rakovic fueron los actores principales de una escena donde sobraban macarras y faltaba sentido común. Un hecho inaceptable en cualquier ámbito de la vida y menos en el deporte que se tradujo en empujones, puñetazos y algún que otro golpe que acabó con Mumbrú tirando la cinta del pelo de Walsh al público como 'triunfo' de tan patética escena. Lamentablemente no quedaron ahí las cosas y Andre Riddick, quien en un tiempo muerto del partido ya intentó encararse con el banquillo de Bilbao Basket, acabó forcejeando con la Ertzaintza. Estas dntescas imágenes fueron el agrio colofón final a un partido en el que los Hombres de Negro dieron la impresión de estar jugando a medio gas y en el que acabaron sufriendo para llevarse el triunfo. Ahora, esperan en el Last 16 el Valencia, el VEF Riga y,otra vez, el Nymburk al que ya nos hemos enfrentado en nuestras dos participaciones anteriores en Eurocup.

    

El partido tuvo mucha más marrullería que calidad y el Spirou con Walsh a la cabeza en anotación y provocación estuvo siempre metido en un partido en el que Vasileiadis  fue baja por una gastroenteritis. De hecho, fueron los belgas quienes manejaron la renta más amplia del encuentro, ya que, mediado el segundo cuarto, el Spirou se fue 17-29 en el marcador. Ahí fue cuando el BB que, hasta entonces había jugado a medio gas, apretó los dientes y con Hamilton -22 puntos, 7 rebotes y 35 de valoración- y Zisis como puntales, los hombres de Katsikaria fueron creciendo en el partido. Así las cosas, la renta belga se redujo a dos puntos en el descanso (33-35).

Tras el descanso, Bilbao Basket, aunque sin grandes alardes, fue imponiendo su ley y manejó rentas de hasta nueve puntos. Pero en cuanto se bajó la intensidad, los belgas volvieron a reengancharse al partido. Walsh, por alguna razón oculta,estaba extramotivado y él fue quien guió a los suyos hacia la remontada. Él fue quien provocó una técnica a un Grimau que fue el primero en caer en las provocaciones del alero norteamericano. Pese a toda la actuación circense que estaba haciendo Walsh, estaba remontando el encuentro y, a falta de 2.3 segundos, tuvo dos tiros libres para empatar el partido. El primero lo encestó, mientras que Hamilton barrió el segundo tiro para dar el triunfo a Bilbao Basket. Luego, llegó todo el episodio vergonzoso en el que todos perdimos, pero, sobre todo Bilbao Basket, ya que puede haber sanciones hacia algunos jugadores. Quienes están en la pista son el ejemplo que siguen muchos jóvenes que les siguen y animan desde las gradas, de ese modo, imágenes violentas y barriobajeras como las que se vieron ayer son totalmente inaceptables, dando igual quién provocó primero. Dos -en este caso una multitud- no se pelean si uno no quiere. Mumbrú ya ha ofrecido sus disculpas:



Un Last 16 asequible

Todos estos incidentes pueden tener reflejo en la configuración de la plantilla de cara al Last 16, ya que en el caso de haber varias sanciones, la rotación bilbaina quedaría seriamente dañada. La suerte ha estado del lado de los Hombres de Negro y, en los cruces le ha correspondido compartir grupo con el Valencia Basket, el VEF Riga y el CEZ Nymburk. Esto supone tener un cuadro bastante asequible para poder plantarse en cuartos de final. A continuación, damos unas pinceladas sobre los rivales de este Last 16:

VALENCIA BASKET


El rival, en principio, más potente del grupo es un viejo conocido. El Valencia Basket será el hueso más duro de roer de nuestro grupo del Last 16. A su buena marcha en Liga, se ha unido una andadura tranquila por Eurocup, lo que le ha permitido ser primero de grupo matemáticamente una jornada antes del inicio de la primera fas. Todo ello lo ha logrado pese a que desde el inicio de la temporada ha contado con múltiples bajas como las de Kelati y Markovic -ya en plena forma- y las actuales de Faverani y Lishchuk. En esos momentos delicados, han aparecido algunos jugadores, en teoría secundarios, como el joven Bojan Dubljevic y Florent Pietrus para echarse el equipo a las espaldas. Según indican los últimos rumores, el exterior Marko Keselj dejará la disciplina valenciana y, en su lugar, llegará un viejo conocido para el aficionado de la ACB, Mickael Gelàbale. Además, La Fuente de San Luis no es una cancha que se nos de especialmente bien. Allí, Bilbao Basket tan solo ha conseguido dos triunfos; en su estreno en ACB en la 2004-2005 y en cuartos de final de los playoffs de la 2010-2011.

VEF RIGA


Otro de nuestros rivales en el Last 16 será el VEF Riga, quien superó en un duelo a muerte al Le Mans en territorio galo para meterse como segundos del grupo C. Dentro de la plantilla de los letones hay nombres conocidos como el exbase de Unicaja Earl Rowland, el expivot de Fuenlabrada Kaspars Berzins y el exterior internacional con Letonia Kristaps Janicenoks. Ramunas Butautas dirige a este equipo que en la primera fase ganó dos partidos a domicilio y uno en su pista, el Arena Riga. Bilbao Basket se encontrará con que este pabellón creado en 2006 y que en su configuración para baloncesto tiene una capacidad para 12.500 espectadores, un escenario modernoadaptado a la última tecnología. En este escenario también se celebran conciertos y partidos de hockey hielo.

CEZ NYMBURK

El Nymburk checo es ya un viejo conocido, no en vano, esta será la tercera vez que nos crucemos con el equipo de la ciudad de Pardubice. Sin embargo, pocos jugadores quedan respecto a la eliminatoria de cuartos de final que jugamos en la 2009-2010. Solo quedan el mítico Petr Benda y Radec Necas de aquella eliminatoria bronca y de bajísima calidad. Pero entre la plantilla del Nymburk hay varios nombres conocidos para la afición. El más notorio de todos ellos es el exjugador de los Celtics,Unicaja y Estudiantes Jiri Welsch. Tras una carrera muy discreta, el alero checo ha vuelto a su país para liderar a este equipo que parece ser de un perfil más bajo que en otroas campañas. Otro de los jugadores más conocidos es Radoslav Rancik, el hermano del exjugador de Bilbao Basket Martin Rancik ha llegado esta campaña al equipo de Pardubice procedente del Azovmash ucraniano. Él es quien pone, junto a Benda, la experiencia bajo los tableros. El juego interior lo completa el norteamericano Drew Naymick, este nombre será muy conocido para quienes sigan la Liga LEB, puesto que en la campaña 2009-2010, este pívot de 2,08 jugó en el Cáceres. Esta fase de grupos también le servirá al jugador checo Lukas Palyza para reivindicarse frente a Bilbao Basket, equipo en el que estuvo a prueba hace 5 años. Palyza, por aquel entonces, contaba con 19 años y no acabó de convencer a los técnicos del club. Ahora, juega en el Nymburk y sigue creciendo.

En defintiva, a Bilbao Basket le ha vuelto a sonreir la suerte en el cruce y, salvo sorpresa mayúscula, luchará por el primer puesto con el Valencia Basket. Ese primer puesto haría que el partido de vuelta de la eliminatoria de cuartos de final se jugase en Miribilla. Ahí llegarían los gallitos, ya que nos cruzaremos con el grupo formado por el Unics Kazan, Galatasaray, Estrella Roja y el Ratiophar Ulm.

No hay comentarios: