jueves, 23 de febrero de 2012

BB 60 Montepaschi 59: ¡¡Raül, Raül, Raül!! ¡¡Mamma Mía!!


¿Sobreviviste al infartante partido de ayer? Si respondes es muy buena señal. Igual estás afónico, todavía de pleno subidón, pero aquí está la Piña para hacerte recordar una vez más lo que paso ayer en un partido "muy defensivo" en el que Raül López se erigió de justiciero de un Montepaschi rocoso como pocos. En seis segundos, López cambió el sino del partido y quién sabe si el de nuestro futuro en la Euroliga. Tiró de tranquilidad, clarividencia y clase para superar la pegajosa defensa de Stonerook, quien saltó a la finta del de Vic y se abrió el espacio para que Raül dejase un tiro marca de la casa que entró limpio e hizo del infierno de Miribilla una auténtica fiesta, una locura en la que se mezclaban la alegría, la emoción y la tensión de un partido de locos y apretado a más no poder. ¡¡Mamma mía, Raúl!!, pensaron en el banquillo transalpino. De hecho, así vivió la televisión italiana el momento:


Ellos también vieron cómo se las gasta L´effetto Miribilla. Antes de toda esta locura, presenciamos uno de los partidos más defensivos que se pueden recordar, sobre todo en los dos primeros cuartos. Ni nuestros chicos ni los jugadores de Montepaschi parecieron entender que este juego va de meter. Mirando las estadísticas de tiro y el marcador parecía que estábamos asistiendo a un partido de Infantiles. Pese a todo, los toscanos salieron un poco menos desacertados e impulsados por sendos triples de Moss y Stonerook (Jairo para los amigos) cogieron seis punto de renta, 2-8, que supuso la mayor ventaja en todo el partido para cualquiera de los dos equipos. Ahí se le acabó de mojar la pólvora a los de Pianigiani y los nuestros, con dos pinceladas de D'or, nos pusimos 7-8. El resto fue brega, lucha, buenas defensas y un partido que avanzaba a trompicones. Así acabó el primer cuarto, 15 puntos entre los dos equipos tras 44 tiros a canasta, números dignos de una patxanga de la Piña.

D'or cogió doce rebotes e intimidó al ataque de Siena. Fotos. Fotoclick ACB

El segundo cuarto siguió los mismos derroteros, aunque ambos consiguieron subir su media anotadora. Marko y Raúl empezaban a encontrar algo de fluidez en mitad de la pegajosa defensa transalpina. Llovían palos por doquier en ambas zonas, juego físico lo llaman. En ese juego no entraron ni Andersen ni Mcalebb que estaban desaparecidos. La igualdad era extrema pero no nos pusimos por delante hasta que Kostas metió un triple que nos ponía 21-20. Poco duró la alegría, ya que una pérdida infantil de Jackson hizo que Rako anotase a placer una bandeja sobre la bocina que marcaba el descanso. El marcador reflejaba 21-22, vamos, un derroche ofensivos.

Tras el descanso las cosas cambiaron, el partido seguía siendo duro, trabado y muy físico, pero los ataques de ambos equipos iban encontrando la tecla. Unos se apoyaban en el trabajo coral, mientras otros encontraron a Moss y Rakocevic como referentes. El partido siguió moviéndose contínuamente en una orquilla que iba desde el punto de ventaja para el BB hasta los dos puntos de renta toscana. El choque estaba en un puño, al igual que el corazón de una grada de Miribilla que vivió todo el partido al borde de un ataque de nervios. Entonces, con la bocina del tercer cuarto a punto de sonar, Raül López nos ofreció un adelanto de lo que sería el desenlace final del partido, metió una canasta sobre la bocina para empatar el encuentro a 39.
... Y décimas de segundo después, Miribilla "ardió"

Siena salió enchufado en los últimos diez minutos y se puso 39-43, pero los nuestros respondieron rápido, no bajaron los brazos en ningún momento y Blums volvía a empatar el partido. Así fue hasta el final, un toma y daca continuo, una lucha sin cuartel en la que los nervios hacía que ambos equipos fallasen varios tiros libres. Ejemplo de ello es el que falló Mcalebb en el último minuto que dejaba el partido empate a 54. A partir de ahí, el juego estaba en irse a la línea de 4,20. Raül no falló ninguno de sus cuatro tiros y nos poníamos 58-56 a falta de 13 segundos. Hubo falta sobre Rako y éste falló uno de los dos tiros libres. 58-57, la victoria estaba en la mano y se nos escurrió en un balón que perdió Raül López. Un erros que Thornthon no perdonó a falta de seis segundos. Un tiempo que el base de Vic gestionó a las mil maravillas y en el que con su sonrisa tímida y su muñeca de seda logró incendiar Miribilla y dar el triunfo a un BB que está a un paso de los cuartos de final de Euroliga.


Opciones de clasificación del BB
  1. Si el Real Madrid pierde cualquiera de los dos partidos que le quedan, dando igual el resultado que coseche el BB en Málaga.
  2. Si el BB gana en Málaga y el Real Madrid gana en Siena de menos de 23 puntos.
  3. Si el BB gana en Málaga y el Real Madrid vence en Siena de 37 puntos o más.
  4. En ninguno de los casos podría quedar primero, la mínima diferencia con la que se venció ayer hace imposible esa posibilidad.

domingo, 5 de febrero de 2012

Real Madrid 90 GBB 93 : ¡¡Reventamos la Casa Blanca!!


Había sed de venganza en el seno del Bilbao Basket tras la derrota del pasado miércoles en Euroliga ante el Real Madrid y los nuestros han tardado poco menos de cuatro días en vengarse. Ha sido en otra competición, en la Liga Endesa, pero el efecto es el mismo, coger moral y dar un golpe de efecto de cara al partido a vida o muerte que se jugará el próximo miércoles en Miribilla. Fue un partido igualado, de alternativas y en el que se jugó a un ritmo endiablado, pero en el que, al final, la calidad de Jackson y D'or nos dieron el triunfo por 90-93 y ya son cinco los triunfos consecutivos que hemos logrado en liga ante el Real Madrid.

El partido comenzó con los nuestros muy metidos en el encuentro, Mumbrú y Kostas hacían daño a la defensa merengue. De esta manera, el BB infligió un parcial de salida de 2-9 que daba un toque de atención a todos los madridistas. La defensa de D´or intimidaba a los de Laso y solo las dos faltas de Hervelle, ponía un pero a la situación. Los de Katsikaris estaban cómodos en la pista y Jackson con un triple nos daba una ventaja de ocho puntos (11-19). El partido tenía muy buena pinta, pero un dos más uno de Carroll sobre Raül López dejaba el marcador 14-19 al final del primer cuarto.

El segundo acto no empezó nada bien, un triple de Pocius y cinco puntos consecutivos de Llull hacían un parcial de 11-0 que daba la vuelta al partido y dejaba el marcador 22-19. La respuesta del BB fue buena y con una canasta de Mavro, dos tiros libres de López y una canasta sobre la bocina de Kostas, volvía el partido a dominio de los MiB (22-25). De todas maneras, nos había salido un enemigo nuevo, Pocius desde el triple nos hacía daño y, por su parte, Grimau se topaba una y otra vez contra la muralla merengue. Los de Laso cada vez se encontraban más cómodos, podían correr y tenían en Mirza Begic el "anti-Fischer" que buscaban. Así las cosas, el Real Madrid, con Llull jugando a toda mecha se puso 33-29. Dos triples consecutivos de un Kostas que estaba on fire -15 puntos al descanso- minimizaba el destrozo que empezaba a hacernos Llull y nos fuimos al descanso uno abajo, 36-35.

Pese al gran partido de Llull, el Real Madrid acabó cayendo. Fotos: Fotoclick ACB

Se estaba jugando bien, aunque debían aparecer más hombres en ataque, ya que en los últimos compases del primer tiempo, solo Kostas estaba dando la cara en el aspecto ofensivo. Así fue en el inicio del segundo tiempo, en pleno intercambio de canastas, Marko demostró la manita que tiene y acompañado de Aaron con seis puntos cada uno, nos pusieron por delante en el marcador (44-49). Singler era el principal argumento ofensivo y quien hacía que la diferencia no fuese mayor... Hasta que apareció Mumbrú con un triple y la intimidación de D´or, que permitió a Jackson correr y dar una espectacular asistencia a Marko para que pusiese el partido 46-54. D´or elevó la diferencia a diez, pero la conexión de los interiores merengues nos hacía daño y en un santiamén, los merengues se acercaron a un punto (59-60). Otro final de cuarto en el que perdíamos una renta valiosísima.

D´or se vengó de su ex equipo siendo el MVP con 33 de valoración (19 ptos+10 rebotes)

Quedaban diez minutos y la diferencia era mínima. Pocius con otro triple puso la igualada a 62. Nacía un partido nuevo, un encuentro de nueve minutos de duración. El Madrid volvió a jugar a ritmo de Llull y con la calidad de Tomic para ponerse por delante en el luminoso (68-65). Tocaba apretar los dientes, pero el que utilizó los dientes fue Pocius para pegarnos un mordisco en forma de triple que nos dejó 71-65, pero Kostas y Fisher devolvieron la moneda con sendos triples para empatar el partido a 71. El encuentro estaba loco, era rápido y cambiante, muy cambiante e igualado. Todo esto a cinco minuos del final. Ahí apareció la magia de Jackson y las ganas de venganza de D´or, algo que acumulado a un triple marca de la casa de Mumbrú dejaba el triunfo muy cerca con 80-86 a falta de un minuto. Sí,sí, lo de Jackson fue magia, porque sino no se puede explicar cómo demonios pudo meter ese triple desde diez metros y sobre la bocina de posesión que acabó de matar al Real Madrid. Somos su bestia negra y eso lo dicen los datos. ¿Sabéis contra quién ha perdido el Real Madrid los dos últimos partidos de ACB en casa? La respuesta está en Miribilla.