lunes, 31 de diciembre de 2012

2012: Un año de hitos, sonrisas, lágrimas y cambios

Con el bocinazo final en el Príncipe Felipe y nuestra quinta derrota liguera en esta campaña, concluyó 2012 para Bilbao Basket. Este año ha estado marcado por los hitos logrados en el debut en Euroliga, los cambios que hubo en la plantilla en verano y el nacimiento de un proyecto de equipo muy renovado de cara a la presente temporada. Pero para nosotros, la Piña Marko Banic, si hay una fecha que marca un punto de inflexión en este año es el día 24 de mayo, cuando Marko Banic anunció que no renovaba su contrato con Bilbao Basket, finalizando así una estancia de siete campañas en el club. Fue la nota más negativa dentro de un año que se puede considerar histórico por todo lo acontecido en la Euroliga.

Y es que fue la máxima competición europea lo que dio alas a un equipo que no encontraba la tecla en Liga. Así, 2012 empezó con una derrota en Málaga ante Unicaja y otro tropiezo en Miribilla ante el GBC que nos alejaba definitivamente de la Copa. La clasificación para el Top 16 tapó el fracaso de no estar en la cita copera. Tras aquel batacazo, el equipo fue tomando el pulso a la Liga y sumó seis triunfos consecutivos (Zaragoza, Obradoiro, Valladolid y Real Madrid fuera; Alicante y Manresa en casa).

 Una derrota en Miribilla frente al GBC dinamitó nuestras opciones coperas.

Por su parte, en el Top 16 nos correspondió un grupo conformado por Montepaschi Siena, Unicaja y Real Madrid. Este grupo no gustó a mucha gente, puesto que el hecho de tener a otros dos equipos de ACB le restaba atractivo al mismo. Pero hubo emociones muy fuertes y Bilbao Basket fue el principal protagonista de todas ellas. Los Hombres de Negro empezaron el Top 16 perdiendo en Siena ante Montepaschi, pero recuperaron el terreno perdido venciendo a Unicaja en Miribilla. Pero las cosas se complicaron sobremanera en Madrid. El resultado en la capital española fue muy duro, puesto que se perdió por 16 puntos y dejaba muy complicado superar el basket average. El siguiente choque en Miribilla frente a los merengues era un todo o nada para Bilbao Basket y los chicos no fallaron. Arrollaron a un Real Madrid que no pudo reaccionar ante la grandeza de los nuestros y acabaron cayendo por 93-69. En el primer tiempo de aquel partido se pudo ver una versión casi perfecta de los Hombres de Negro y fue una muestra más de la magia que dejó Bilbao Basket en Euroliga. Ese triunfo ponía las cosas de cara a pasar a cuartos de final, pero aún quedaban dos partidos y ambos serían dos pruebas muy duras para los de Katsikaris. La primera fue el Montepaschi Siena, en un partido que quedará en la memoria de la afición por esto:
Ese canastón sobre la bocina permitía superar a los transalpinos por 60-59, en un aprtido que fue muy bronco y en el que los Hombres de Negro supieron sufrir. Aquel 22 de febrero, nuestros ganaron mucho en resistencia ante infartos, porque sufrimos de lo lindo, pero con final muy feliz. Estábamos a un paso de colarnos en cuartos de final de la Euroliga en el año de nuestro debut; había que ganar a Unicaja en el Martín Carpena. Los malagueños no se jugaban nada aquel 1 de marzo, pero nos tuvieron con el corazón en un puño hasta el último suspiro, pero, al final, Bilbao Basket venció por 55-59 e hizo historia al colarse en los cuartos de final de la Euroliga. En los vestuarios del Martín Carpena se escuchó a los nuestros cantar el Bilbotion y casi mil kilómetros más hacia al Norte también se oía, puesto que era algo para celebrarlo a lo grande. Además, el rival para cuartos de final no podía tener más pedigrí; el CSKA de Moscú. Los Kirilenko, Shved, Krstic, Teodosic y compañía tendrían que batirse el cobre contra los nuestros para poder acceder a la Final Four.

CORREGIMOS EL RUMBO EN LIGA Y EL CSKA SUFRE EN MIRIBILLA

Las alegrías que dejaba la Euroliga, aliviaban la irregular trayectoria liguera. Durante muchas jornadas, los nuestros estuvieron fuera de posiciones de playoffs y en el último tercio de Liga Regular había que apretar los dientes para lograr el objetivo de entrar en playoffs. Antes de partir hacia Moscú, los Hombres de Negro ya figuraban octavos en la tabla con un balance de 13-12 y aquello era señal de que se estaba tomando la senda correcta. Ya en la capital rusa, en los dos primeros partidos de los cuartos de final se impuso la lógica y no hubo opción alguna de ganar ninguno de los dos encuentros disputados. La superioridad de aquella pléyade de estrellas era manifiesta y patente, pero, Bilbao Basket tiene en su fuero interno una fuerza que le hace obrar machadas cuando nadie da un duro por ellos.


Así las cosas, los de Katsikaris llevaron a cabo dos milagros en tan solo tres días. El primero de ellos fue el 25 de marzo en el pabellón de Sevilla. Allí, apenas 40 horas después de haber jugado en Moscú y tras un largo viaje, los Hombres de Negro tiraron de coraje y se impusieron al Cajasol por 108-110, tras dos prórrogas. El segundo milagro llegaría el 28 de marzo en Miribilla. A nuestro pabellón llegaba el CSKA dispuesto -y convencido, puesto que solo reservaron una noche de hotel y su avión privado solo tenía previsto estar un día en el aeropuerto de Loiu- a finiquitar la eliminatoria por la vía rápida. Pero aquel día se encontraron a un Bilbao Basket excelso, lleno de ímpetu e inteligencia baloncestística que acabó tumbando a un cuadro ruso que llegó a ir perdiendo por 19 puntos. Solo dos triples al final del encuentro, sirvieron para maquillar el resultado y dejarlo en el histórico 94-81 final. Tan solo dos días después, estuvimos a un tris de asistir a un nuevo milagro, pero un arbitraje, cuanto menos, raro y la superioridad de los moscovitas hicieron que el CSKA lograse vencer por 71-73 en Miribilla y pusiese el 1-3 final en la eliminatoria.

PERDONAMOS LA VIDA A UNICAJA Y CAEMOS EN CUARTOS DE ACB


Así finalizaba la histórica participación en la Euroliga y tocaba centrarse en la Liga ACB. Y lo hicieron de cine nuestros chicos, las victorias fueron cayendo una tras otra y la escalada de posiciones fue notable. Con un agónico triunfo en Illunbe, los Hombres de Negro se situaban en la cuarta plaza de la tabla que daba derecho a tener el factor cancha a favor en playoffs. Restaban dos jornadas y visitaba Miribilla un Unicaja que llevaba una racha penosa. Los malagueños, de perder en Bilbao, quedarían por debajo del noveno puesto y perderían su Licencia A de Euroliga. Justo en ese partido, Bilbao Basket se pegó un tiro en el pie, hizo un mal partido y los malagueños lo aprovecharon para llevarse el triunfo, salvar su futuro europeo y complicar el porvenir liguero de los Hombres de Negro. El final de la Liga Regular en Gasteiz fue penoso y los nuestros recibieron una paliza que nos dejaba con la moral muy baja de cara al cruce de playoffs frente a, precisamente, el Baskonia.

En los cuartos de final, Bilbao Basket rindió bastante mejor que en aquel desastroso encuentro y dio la cara frente al Baskonia, pero eso no fue suficiente para llevarse la victoria en ninguno de los encuentros de la serie. Especialmente dolorosa fue la derrota sufrida en Miribilla. A falta de 40 segundos el partido parecía estar casi cerrado y Banic tenía dos tiros libres. Los falló y ahí apareció Prigioni para llevar el partido a la prórroga, ya en el tiempo extra acabamos cayendo por 88-90. Se acababa la temporada de una forma triste y, sin saberlo, también acabaría una era en el club, ya que gran parte de los pilares del equipo acabarían cambiando de aires.


ADIÓS DE MARKO TRAS SIETE AÑOS Y FINAL DE UNA ERA

El día 24 de mayo, Marko Banic anunciaba en rueda de prensa su adiós a Bilbao Basket tras siete años perteneciendo al equipo. En una comparecencia plagada de emoción, Marko, se despedía de toda la afición bilbaína que tanto cariño le ha dado a lo largo de este tiempo. Se iba un bilbaíno nacido en Zadar, un MVP de la Eurocup y uno de los alma mater del equipo en los últimos años. Marko tuvo la suerte de crecen en Bilbao Basket y los aficionados bilbaínos tuvimos la grandísima fortuna de verle crecer a él como jugador y como persona a la vez que nuestro equipo alcanzaba, cada vez, cotas mayores.

Fue un momento duro que, nosotros como Piña Marko Banic no queríamos vivir, pero que tocó pasar y ojalá en vez de un "adiós", esto sea un "hasta luego". Por eso y, deseándole la mejor de las suertes a nuestro amigo, le despedimos de diversas formas, entre ellas, con el vídeo que podeis ver a continuación.


Junto a Marko -actualmente en el Unics Kazan- se fue otro ilustre jugador de Bilbao Basket como Janis Blums (Lietuvos Rytas). El mismo camino que ambos, tomaron Aaron Jackson (CSKA Moscú), Mavroeidis (Olympiakos), Josh Fisher (Estudiantes) y D'or Fischer (Donetsk). Esto supuso el final de una era del club, puesto que tan solo quedan tres jugadores de la plantilla que hace dos campañas llegó a la final ACB: Hervelle, Mumbrú y Vasileiadis - también estuvo en el aire la continuidad del alero de Salónica-. A ellos se sumaron los que han continudo del año pasado: Raül, Grimau y Samb. Para completar el equipo llegaron Nikos Zisis (Montepaschi Siena), Fran Pilepic (Siroki), Sergio Sánchez (Santurtzi), Adrien Moerman (Nancy), Milovan Rakovic (Zalguiris) y Lamont Hamilton (París-Levallois).

BONANZA DEPORTIVA, PREOCUPACIÓN ECONÓMICA


Pese a cambiar media plantilla, los Hombres de Negro cumplieron en el inicio de Liga con la tradición de perder en La Roca. Pero pronto encontraron la buena línea y lograron cinco triunfos seguidos (Barça, GBC, Estu, Valladolid y Unicaja) que le auparon a la zona alta. Además, Bilbao Basket se hizo por primera vez en su historia con la Euskal Kopa tras superar en semifinales al Baskonia y al GBC en la final disputada en Illunbe. Por su parte, en Eurocup nos correspondió un grupo bastante asequible conformado por Buducnost, Charleroi y Lukoil Academic Sofía, además de Bilbao Basket. Las cosas marchaban de manera casi inmejorable en lo deportivo, pero en la parcela económica las noticias eran más que inquietantes. A mediados de octubre, Gescrap anunció que no patrocinaría al equipo, puesto que, a su juicio, el patrocinio finalizaba en junio. Por su parte, desde el club se defendía que el acuerdo (verbal) de patrocinio era por cuatro temporadas. El club, entonces, habló con los jugadores para cambiar el modo de pago de sus fichas. Por si fuera poco, la Diputación Foral de Bizkaia anunciaba poco después que retiraba momentáneamente las subvenciones a los clubes profesionales -algo lógico en los tiempos que corren- y dejaba a Bilbao Basket sin otra de las grandes patas en las que, hasta ahora, ha sustentado sus arcas.

Todos estos problemas no influyeron en el rendimiento deportivo de un equipo que iba como un cohete tanto en liga como Eurocup. La primera parte de las apreturas económicas -el conflicto con Gescrap- se solventó a finales de noviembre. Ambas partes acordaron rescindir el contrato verbal que les unía, tras el pago de 750.000 euros por parte de la empresa chatarrera. El equipo se plantaba en Liga con un excelente balance de 8-2, pero dos derrotas consecutivas frente a Cajasol y Baskonia, ensombrecían un poco el gran ararnque liguero. En Eurocup el viaje, fue muy satisfactorio, aunque el balance de 6-0 en la primera fase es engañoso, puesto que tres de los seis partidos se decidieron en el último instante. Los cruces de la competición europea no han sido malévolos y en el Last 16 compartiremos grupos con el Valencia Basket, el VEF Riga y un viejo conocido, el Nymburk. Pero la mejor noticia estaba por llegar. Bilbao Basket y la empresa Uxue firmaban un contrato de patrocinio de cuatro años que arroja bastante luz al futuro económico de un club que ha aprobado un presupuesto de 11 millones de euros para la presente campaña. El último trago del año fue amargo, puesto que caímos por 81-74 en Zaragoza frente al CAI y nos complicamos sobremanera la opción de ser cabezas de serie en Copa. Ojalá este 2013 sea un año lleno de éxitos para Bilbao Basket, habrá que trabajar mucho y muy duro  para lograrlo.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

El Top 10 de partidos importantes de Bilbao Basket en ACB

Cuando el próximo domingo eche a rodar el balón en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, Bilbao Basket pasará a ser un equipo tricentenario en ACB. La capital aragonesa será donde sople sus 300 velas como integrante de la más alta categoría del baloncesto estatal, ocho años y casi cuatro meses después de que se estrenase en ACB. A lo largo de este tiempo, se han disputado 299 encuentros con un balance de 142 triunfos y 157 derrotas, algunos de estos partidos han marcado sobremanera la historia de Bilbao Basket, han sido clave en la trayectoria de una escuadra que ha pasado de ser un candidato en todas las quinielas para descender, a ser un asiduo a la Copa y los Playoff, llegando incluso a jugar una final de Liga. A continuación, recordaremos los 10 partidos más importantes del viaje del BB por la máxima categoría.

AMARGO DEBUT EN ACB



Nadie dijo fuese a ser fácil el aterrizaje en la Liga ACB y, efectivamente, no lo fue. El 3 de octubre de 2004, Bilbao Basket debutaba en la máxima categoría frente al Baskonia en el vetusto pabellón de La Casilla y no lo pudo hacer de peor manera. El 57-104 final que los hombres dirigidos por aquel entonces por Txus Vidorreta cosecharon frente a los Scola, Splitter, Calderón y Macijauskas, entre otros, escenifica la pesadilla que fue aquel encuentro. Fue traumático, un duro golpe del que, en principio, costaría mucho levantarse tanto a los jugadores como a la afición. Los primeros puntos en ACB de Bilbao Basket los anotó Lucho Fernández. Eso fue lo más positivo de aquel encuentro; el haberlo jugado.

PRIMER TRIUNFO EN LA LIGA

Poco tardaron los Scott, Salgado, Gabriel, Sanmartín y compañía en levantar la cabeza y demostrar su verdadero potencial. Tan solo tres días después de recibir semejante paliza, Bilbao Basket llegaba al Palau Olimpic de Badalona para enfrentarse al Joventut, allí el actual Hombre de Negro, Álex Mumbrú, fue testigo y víctima del primer triunfo de Bilbao Basket en la ACB. Los de Txus Vidorreta rompieron con todos los pronósticos y apoyados en un partidazo de Sanmartín y Gabriel se impusieron por 76-84 a los catalanes. En las filas de aquel Joventut, además de Mumbrú, había viejos conocidos de la afición bilbaina como Venson Hamilton, Paco Vázquez y Marcelinho Huertas. Este triunfo fue el primero de los once logrados por el equipo aquel año y que le permitió salvarse en la penúltima jornada.

BB-BREOGÁN: EL PARTIDO QUE PUDO CAMBIAR LA HISTORIA

 
Los expertos suelen decir que es más difícil mantenerse que llegar y Bilbao sufrió en sus propias carnes la crudeza del segundo año en la ACB. La buena temporada de Germán Gabriel y Sanmartín hizo que se fuesen a otros equipos con mayores aspiraciones o que ofreciesen mejores condiciones económicas que Bilbao. Hubo muchos cambios en la plantilla, pero la adaptación de los nuevos, en su mayoría fue lo suficientemente buena como para hacer un buen primer tramo de Liga. En la jornada 26 parecía casi hecha la permanencia con un balance de 11-15, pero cinco derrotas consecutivas hicieron que el duelo en La Casilla frente al Leche Río Breogán de la jornada 32 fuese a vida o muerte. El 4 de mayo de 2006, pudo cambiar la historia de Bilbao Basket. El encuentro fue cómodo durante el primer tiempo y Bilbao Basket gozó de una renta de hasta 17 puntos. Per o los Pete Mickeal, Joe McNaull y, sobre todo, Gerald Brown, despertaron a tiempo para llevar al Bilbao Basket hasta el extremo sufrimiento. Concretamente, fue Gerald Brown el que tuvo el tiro que pudo cambiar el destino tanto de Breogán -los lucenses acabaron descendiendo- y de Bilbao Basket. Brown asumió la responsabilidad de jugarse la última posesión del partido con 85-84 en el marcador, Richard Scott salió a puntear el tiro de Brown que, finalmente, acabó siendo escupido por el aro. La Casilla estalló de alegría aún con el miedo en el cuerpo. Algunas voces apuntan que éste ha sido el momento más importante en la historia ACB de Bilbao Basket, puesto que ha sido la llave que dio paso a los momentos dulces que llegaron después. 

BB-ESTU: LIDERES DE LA ACB

Aquel de la 2005-2006 fue el último tramo final de Liga en el que hubo que sufrir por la permanencia. La 2006-2007 fue una temporada tranquila que será recordada como el preludio de la eclosión de Bilbao Basket. La 2007-2008 fue una campaña llena de recuerdos felices merced a una primera vuelta de ensueño y en la que los Hombres de Negro llegaron a verse en lo más alto de la tabla. Fue el día 30 de diciembre de 2007, cuando Bilbao Basket, tras imponerse por 73-67 al Estudiantes en el BEC, se encaramaba a la primera plaza de la ACB con un balance de 12-3, empatado con el Real Madrid. El buen hacer de los Salgado, Huertas, Weis, Banic, Recker, Quincy y compañía, llevaban a los bilbaínos a comer las uvas desde lo más alto, para sorpresa de una ACB que no contaba con el BB como candidato, siquiera a entrar en la Copa.

BARÇA-BB: EL DEBUT EN PLAYOFFS

 

La excelente primera vuelta hizo que Bilbao Basket se aprovisionase de triunfos y, pese a las lesiones de Recker, Rancik y Weis en la segunda vuelta, Bilbao Basket hizo historia y entró en los playoffs al clasificarse en sexta posición. Su rival en el cruce de cuartos de final fue el Barça, así que el debut de Bilbao Basket en las eliminatorias por el título llegó el 16 de mayo de 2008 en el Palau Blaugrana. Los de Vidorreta dieron la cara en todo momento, pero acabaron cayendo ante los Acker, Ilyasova, Grimau y compañía por 75-64. Dos días después, el Barça se volvía a imponer en La Casilla y así acababa con el sueño bilbaino, pero la afición supo reconocer a los suyos su temporadón con mayúsculas.

VALLADOLID-BB: EL FIN DE LA ERA VIDORRETA

Meterse en playoff empezó a ser a partir de entonces el objetivo y, en la 2009-2010, el club apostó fuerte para asentarse entre la zona noble de la Liga. La apuesta no salió bien y Bilbao Basket llegaba a la jornada 17 penúltimo, con un balance de 4-12 y a dos triunfos de la salvación. La situación era límite y los Hombres de Negro cerraban la primera vuelta en el Pisuerga frente a Valladolid. Allí, Bilbao Basket sumó el 9 de enero de 2010 su décimotercera derrota frente a los pucelanos tras caer por 93-81 en un partido que llegaron a perder por más de 20 puntos. Esa derrota puso fin al ciclo de ocho temporadas y media en Bilbao de Txus Vidorreta. Acababa la exitosísima era Vidorreta y comenzaba la era Katsikaris. Finalmente, Bilbao Basket salvaba la campaña sin problemas y acabó a un triunfo de playoffs.

VALENCIA-BB: PRIMER TRIUNFO EN PLAYOFFS

La campaña 2010-2011 fue bien, aunque el equipo no encontraba la regularidad necesaria para hacer frente a los gallitos... Hasta que llegaron los playoffs. Tras quedar sextos, a los Hombres de Negro les correspondía jugar contra el Valencia de Pesic, un auténtico coco que tan solo había perdido tres partidos ligueros desde la llegada del técnico serbio. Los valencianos eran los favoritos sobre el papel, pero todo quedó en papel mojado cuando ambos equipos salieron a la pista de la Fuente de San Luis. Allí, el 20 de mayo de 2011, los Hombres de Negro salieron sin complejo alguno y encabezados pro secundarios de lujo como Sonseca y Mavroeidis asaltaron el pabellón valenciano al ganar por 72-79. Este era el primer triunfo en playoffs de Bilbao Basket, pero no sería el último.

BB-VALENCIA: A SEMIS Y NACE EL EFECTO MIRIBILLA

  
Aún con los ecos de la gran victoria lograda en la capital del Turia, dos días después, Bilbao Basket se jugaba en Miribilla el primero de los dos match ball que tenían para lograr el pase a semifinales. En la previa a tan trascendental encuentro, Paco Vázquez habló de que había que crear un ambiente especial, algo que él denominó como "Efecto Miribilla" para que el pabellón bilbaíno fuese un fortín. A lo largo de 38 minutos, el  Efecto no fue nocivo para un Valencia que dominaba el encuentro por  67-74. Parecía que habría que irse a Valencia a finiquitar la serie cuando entre Mumbrú y Kostas obraron el milagro y con un 12-1 de parcial en los últimos dos minutos de encuentro, dieron la vuelta al amrcador para acabar con los valencianos por 79-75 y lograr el pase a semifinales, donde esperaría el Real Madrid. Había nacido el Efecto Miribilla y lo había hecho para seguir creciendo.

 BB-REAL MADRID: ¡¡A LA FINAL DE LA ACB!!

 
Bilbao Basket llegaba a semifinales con el traje de cordero puesto, más si cabe tras perder el primer partido de la serie en Madrid. Pero, los Hombres de Negro supieron darle la vuelta a la situación y, tras conquistar la cancha madridista, llegaron a Miribilla con el firme propósito de llegar a la final. El segundo partido fue un paseo para los de Katsikaris y, ello hizo que el 2 de junio de 2011 fuese el día D para lograr meterse en la gran final. El Real Madrid, no lo pondría nada fácil en el cuarto partido, pero no había quien parase a los Hombres de Negro y, en otro final de infarto con remontada bilbaína incluida, Bilbao Basket se impuso por 80-72 y alcanzaba la gran final de la ACB ante el delirio de Miribilla y la sorpresa de un planeta ACB que no esperaba tal machada.







 

BB-BARÇA: BILBAO DEBUTA COMO SEDE DE UNA FINAL DE LIGA

El rival en la gran final no sería otro que el Barça. Fue demasiado equipo culé para unos Hombres de Negro que empezaron a acusar el cansancio de haber jugado tantos partidos con tanta intensidad y, además, con tan solo tres pívots, puesto que Sonseca se había lesionado en el primer partido en Valencia. La eliminatoria llegó a Bilbao con 2-0 favorable al Barça y el objetivo de Bilbao Basket era alargar la serie lo máximo posible. Pero los Navarro, Ricky, Sada, Lorbek, Grimau y compañía no perdonaron la primera ocasión que tuvieron para sellar su título de Liga y el 15 de junio de 2011 vencieron por 55- 64. Pese a todo, ya se había hecho historia, ya que, por primera vez, Bilbao acogía un partido de la final ACB. Por todo ello, la afición supo dar una despedida a la temporada, muy acorde al final de campaña que le había regalado su equipo.

 

El domingo se cumplirán 300 partidos, esperemos poder cumplir muchos centenares más y el éxito siga siendo la nota predominante en la trayectoria de este equipo por la Liga ACB. A poder ser llegando a lo más alto. Zorionak guztioi!!


domingo, 23 de diciembre de 2012

Uxue Bilbao Basket 81 Obradoiro 70: Estrenamos patrocinador entrando en Copa



La presencia de Bilbao Basket en la Copa de Gasteiz 2013 ya es un hecho. Faltaba dar un paso y ayer los Hombres de Negro lo dieron al superar por 81-70 a Obradoiro en Miribilla. Los gallegos llegaron a Bilbao con su rival muy bien estudiado, pero entraba en su guion el hecho de que Moerman rompiese el partido con cuatro triples consecutivos en el segundo cuarto. A partir de ahí, pese a la reacción obradoirista, el partido estuvo controlado y se rubricó la presencia copera del Uxue Bilbao Basket en la Copa. Ahora, tocará luchar por ser cabezas de serie en los tres partidos que restan de primera vuelta. Pero el de ayer fue un partido muy especial no solo por el logro deportivo que se consiguió, sino que también por la presentación en sociedad de Uxue, nuevo patrocinador de Bilbao Basket. Así las cosas, la puesta en escena del mecenas del BB, fue espectacular tal y como demuestra este video captado por Juan Carlos Romo.


Tras la espectacular presentación, pudo verse un inicio muy igualado. Sustentados en el acierto de Hervelle y Hamilton por un lado y de Alberto Corbacho y Junyent por el otro, Bilbao Basket y Obradoiro mantuvieron un pulso de poder a poder. El encuentro llevaba un ritmo endiablado y se convirtió en una lucha de alto voltaje que, por momentos, era un auténtico correcalles. De esta tesitura salieron los Hombres de Negro con ventaja, ya que el resultado al final del primer cuarto era de 21-19 para los locales. Entonces asomaron por la pista Raül López y Adrien Moerman y todo cambió. López dirigió el equipo con total precisión y consiguió que Moerman tuviese tiros cómodos desde la línea de 3. El jugador galo no falló y tres triples suyos fueron la base de un parcial de 15-0 que dinamitó el partido, (36-19). Obradoiro había entrado en colapso total. En defensa no podían parar a la conexión López-Moerman mientras que, en ataque, Corbacho desaparecía y los Kendall, Pumprla, Rodríguez y compañía no encontraban el camino al aro. Solo Dewar aportaba puntos y, mientras tanto, sendos triples de Raül y Moerman llevaban el partido al descanso con un claro 46-25.
Raül rayó a gran nivel en su vuelta al equipo tras una lesión. Fotos: ACB Photo/ Arrizabalaga

La diferencia era muy holgada, pero Obradoiro salió bastante más enchufado que los Hombres de Negro tras el descanso. Andrés Rodríguez y Pumprla hacían mucho daño y, en un visto y no visto, los gallego se pusieron a diez puntos con un parcial de 5-16 que dejaba las cosas 51-41. A alguno se le vino a la mente el partido del pasado año en el que Obradoiro remontó 20 de desventaja para hacernos sufrir hasta el último suspiro. Pero ésta vez no fue así. Kostas no tuvo piedad de su exequipo y junto a Rakovic y Hervelle, dejaron en nada la reacción de un equipo visitante que buscó en los triples su recurso para meterse de lleno en el partido. Por suerte, no lo hicieron y el Bilbao Arena pudo disfrutar con bastante tranquilidad de la clasificación para la Copa. Ahora hay que seguir jugando a tope para lograr ser cabezas de serie en Gasteiz y, también, ir cimentando la clasificación para los playoffs. De momento, mirando por el retrovisor hay equipos como Unicaja y Barça que están a dos y tres partidos, respectivamente.



jueves, 20 de diciembre de 2012

Obradoiro, un proyecto que camina 'miudiño'


En el pabellón Fontes do Sar se respira baloncesto, los jugadores de Obradoiro y el rival que visita el pabellón santiagués pulen los últimos detalles antes de saltar a la cancha y que de comienzo el encuentro. A falta de un par de minutos para que el balón se ponga en juego, suena una música e, instantáneamente, los aficionados gallegos, bufanda al aire, llevan a cabo un ritual que se ha convertido en uno de los fenómenos más peculiares de la ACB. Las gargantas de los más de 5.000 espectadores que se dan cita cada partido en Fontes do Sar cantan al unísono: "Que eu traio unha borracheira de viño, que eu auga non bebo. Mira Maruxiña mira, mira Maruxiña, mira como eu veño. Eché a andar Miudiño...". Es la letra de la cantiga popular gallega O Andar Miudiño. Miudiño significa dar pasos cortos, pero seguros, avanzar poco a poco, pero de forma sólida. Al igual que la persona ebria de este tema, Obradoiro es un club que está dando pasos cortos, pero seguros y, además, con la serenidad de quien sabe muy bien lo que hace y en base al trabajo diario, este club ha pasado en tres años de no tener unas bases mínimas para la competición profesional, a estar luchando por meterse por primera vez en la Copa del Rey.




Ese trabajo, esa constancia hizo que este club fundado en 1970, llegase en 1982 a Primera Divisón. Fue una estancia efímera, de solo una temporada y tras la que el club santiagués vivió dos descensos conscutivos. Les tocó volver a escalar y en ese 'renacimiento' llegó en la 89-90 el playoff de ascenso frente al Júver Murcia. Esa eliminatoria cambió por completo la historia del club. Los gallegos perdieron por 0-3 y se quedaron sin ascenso a la ACB, pero denunciaron una alineación indebida del jugador argentino Esteban Pérez, quien disputó esos encuentros como jugador nacional.Recurrieron a la justicia deportiva y no falló a su favor, por lo que ahí comenzaron casi dos décadas de lucha en la justicia ordinaria que culminó en 2007 con una sentencia que obligaba a la ACB a admitir al club gallego en su competición cumpliendo los requisitos económicos de 1990.

Pero durante ese peregrinaje de 17 años por los juzgados, el equipo vivió varios reveses. En la 90-91 no pudo inscribirse en Primera B por un problema con los avales y, también los tribunales, obligarón a la FEB a que admitiese al equipo en Primera B en la 91-92. Aquella temporada no fue nada buena para Obradoiro y se culminó con el descenso. La siguiente estación eran las catacumbas del baloncesto...Y gracias. Puesto que el club estuvo a punto de desaparecer. Así las cosas, se convirtió a mediados de los 90 y hasta 2003 en un club de formación de jugadores sin presencia en competiciones senior. En el año 2003 salieron en Autoclásico de las competiciones autonómicas y la presencia en las ligas LEB del Rosalía de Castro le relegó a un papel secundario dentro del baloncesto de la capital gallega. En esas estaba el club cuando en 2007, los tribunales dieron luz verde a la admisión del club en ACB. Tuvieron que redoblar esfuerzos en el verano de 2008 para pasar de la sencilla estructura de un club local a la de un equipo ACB.

 Kostas Vasileiadis fue el primer jugador en fichar por Obradoiro en la ACB. Fotos: ACB Photo

Ante este escenario, fichar jugadores, que los profesionales confíen en un proyecto era complicado. El primero que lo hizo fue Kostas Vasileiadis y ese detalle no se olvida en Santiago. Al hoy jugador del BB se sumaron después otros como Marc Jackson, el exjugador bilbaino Drago Pasalic y Tuky Bulfoni entre otros. Fue una temporada de contrastes para los gallegos que, n la primera vuelta hicieron hincar la rodilla a Real Madrid, Unicaja y el BB entre otros. Fueron los Hombres de Negro quienes vieron más radicalmente el cambio que experimentó aquel equipo. En la primera vuelta en Sar, los entonces dirigidos por Txus Vidorreta hincaron la rodilla ante los Hettsheimeir, Kostas y compañía. Esa fue una de las últimas victorias de los gallegos aquel año. Hettsheimeir volvió al CAI de donde llegó cedido, Marc Jackson dejó repentinamente el equipo y Kostas tuvo una lesión de larga duración. Todo se fue al traste y las llegadas de jugadores como Jeremiah Massey fueron auténticos fiascos como se pudo ver en el BEC, en la segunda vuelta, cuando los gallegos cayeron por 98-58 frente a Bilbao Basket en el triunfo más abultado de la historia bilbaina en ACB.Con esa dinámica muy negativa, los gallegos acabaron descendiendo a la Liga LEB.

Ahí se marcaron las directrices del paso a paso, de caminar miudiño e ir creciendo de forma paulatina. Dirigidos por Moncho Fernández y con jugadores de la talla de Levon Kendall, Bernard Hopkins, Michael Ruffin, Deron Washington, Andrés Rodríguez y Alberto Corbacho entre otros, lograron ganar la Copa Príncipe y el ansiado ascenso. La vuelta a ACB se produjo el 3 de junio de 2010 en Burgos, cuando superaron al Autocid y lograron el tercer triunfo de la serie de playoffs que les enfrentaba. En su vuelta a la máxima categoría, Obradoiro apostó por el continuísmo. Así las cosas, con los pilares del equipo del ascenso y los fichajes de Stephàne Lasme, Ebi Ere y Milt Palacio, construyeron su plantilla. Tuvieron vaivenes, pero mantuvieron la categoría en la peúltima jornada.

Los jugadores de Obradoiro celebran su gesta en el Palau Blaugrana.
 Este verano, se constituyeron en SAD y, una vez dado ese paso, el equipo santiagués confió en mezclar experiencia y juventud. Así, a los ya clásicos Kendall, Junyent,Corbacho y Rodríguez se han unido Rafa Freire, Jorge Sanz, Pavel Pumprla, los americanos Robbie Hummel y William Buford y el gigante tunecino Salah Mejri. De momento, caminando miudiño, siguen dando pasos y, en esta senda, ya han asaltado el Buesa, el Martín Carpena y, ayer, el Palau Blaugrana. Habrá que rendir al 100% para que Miribilla no pase a engrosar la lista de conquistas de una de las revelaciones de la ACB.

Bilbao Basket 98 UCAM Murcia 75: Sacamos el rodillo y hacemos historia


Tras las dos derrotas consecutivas en ACB, había expectación por ver cómo reaccionaba Bilbao Basket a su primer momento delicado de la temporada. Además, los Hombres de Negro contaban con la baka de Raül López para tratar de intentar al CB Murcia. Pese a todo, la respuesta de Bilbao Basket fue contundente y convincente. Apalizó al cuadro murciano y lo hizo, además, haciendo rotaciones y guardando fuerzas de cara al próximo choque contra Obradoiro. El encuentro no tuvo mucha historia debido al incontestable dominio de los de Katsikaris, pero sí pasará a la historia del club bilbaíno por los 132 puntos de valoración ACB que sumaron entre los 10 jugadores de Bilbao Basket que participaron en el encuentro. Esta marca establece un nuevo récord de valoración en el BB.

De esos 132 de valoración, 32 fueron de un Lamont Hamilton excelso y que no tuvo rival en la pintura. Su aportación fue de 17 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y 2 tapones en tan solo 22 minutos de juego. Intenso en ambos lados de la pista, el pívot americano estuvo muy bien secundado por Axel Hervelle y Nikos Zisis. Ambos hicieron un partido notable y fueron vitales para que los Hombres de Negro diesen un paso casi definitivo hacia la Copa. Un triunfo el próximo sábado frente al Obradoiro, dejaría a Bilbao Basket virtualmente clasificado ya que, pase lo que pase en los demás partidos, sacaría tres triunfos de ventaja al noveno puesto a falta de otros tantos partidos.

El inicio del partido fue un avance excato de lo que ocurriría en el encuentro. Un mate de Hamilton abría la veda. El americano se multiplicó en el arranque de partido y Murcia parecía desubicado y sin ideas. Los nuestros veían el aro como una auténtica piscina y con 9 puntos de Lamont y 8 de Axel, el encuentro se dinamitaba. Pasados ocho minutos de juego, el resultado era demoledor (26-8). Lo más difícil ya estaba hecho y solo quedaba mantener la diferencia. Bilbao Basket tras un inicio arrollador, bajó un punto la intensidad, dosificó sus fuerzas de cara al partido del sábado y eso lo aprovechó Murcia que, mediado el segundo cuarto se puso a ocho puntos (35-27). Entonces volvió a despertar la bestia. Lamont Hamilton no estaba dispuesto a que los de Óscar Quintana se acercasen más en el marcador y volvió a aparecer para empequeñecer a sus rivales. Con seis puntos consecutivos y todo ello aderezado con rebotes y hasta un tapón, Lamont guió a los suyos hacia la tranquilidad y mandó el partido 49-35 al descanso.

 Sergio Sánchez anotó su primer punto en ACB. Fotos: ACB Photo/Arrizabalaga

En la reanudación, Hamilton siguió con su show. No necesitaba tirar para generar juego. Potente en el rebote y en la intimidación como suele, Hamilton también destapó su faceta de asistente de lujo. Zisis, Hervelle y Mumbrú se aprovecharon de ello, mientras Murcia recurría a Gatens y Barlow para minimizar, en la medida de lo posible, el chaparrón que les estaba cayendo. Aun así, una canasta de Vasileiadis dejaba el partido 68-48. En ese momento, con el partido ya totalmente decididó, Lamont se sentó. La afición aplaudió a rabiar y el Murcia suspiró. Era normal, el traje a medida que les había hecho Lamont era impresionante. Llegaba el turno de rotar y que quienes menos minutos están jugando como Pilepic o Moerman -aún está en plena puesta a punto tras sus dos lesiones- tuviesen su dosis de protagonismo. Un triple de Zisis al principio del último cuarto estableció la máxima diferencia del partido (80-55), pero no había historia alguna.

Mientras unos tiraban de rotación de cara a batallas futuras, los otros rezaban para que la paliza no fuese mayor. Sergio Sánchez también contó con un par de minutos y aprovechó la circunstancia para anotar su primer punto en ACB. Pilepic con un triple cerró un partido en el que Lamont hizo y deshizo a su antojo y que nos deja muy cerca de la Copa. El paso definitivo toca darlo el sábado frente a un Obradoiro que ya ha demostrado su poderío fuera de casa ganando, ni más ni menos, en las canchas de Baskonia, Unicaja y,ayer, del Barça. Todo hace indicar que esa será una batalla mucho más dura y compleja que la de ayer.



domingo, 16 de diciembre de 2012

Baskonia 81 Bilbao Basket 80: Tanto nadar a contracorriente para morir en la orilla



El baloncesto es un deporte rápido, emocionante y muy cambiante. Por eso, hay que estar atento y, en los momentos clave acertar, no dejar pasar las oportunidades. Bilbao Basket luchó hasta el final en el Buesa Arena, pero en cada acción clave del encuentro, fallaron y el Baskonia se lo hizo pagar caro en un final no apto para cardiacos. Kostas con dos tiros libres empataba el partido a 77 a falta de 40 segundos. Otra vez nos jugaríamos el partido en las últimas dos posesiones como el pasado domingo y, por desgracia, la historia siguió un guion muy similar al de la pasada semana en Miribilla. Una falta muy dicutible de Grimau dio dos tiros libres a Nocioni y el argentino no falló. Restaban 22 segundos y Bilbao Basket tenía la posesión para empatar o ganar el encuentro. Ahí volvieron los fantasmas de hace justamente siete días y tuvo el mismo fatídico resultado. A falta de 6 segundos, Lamont Hamilton perdió el balón y, con él, se iban las opciones de ganar un partido en el que Bilbao Basket se agarró con uñas y dientes, nadó contracorriente todo lo que pudo, llegó a la orilla pero acabó perdiendo por 81-80. Fueron detalles, fallos en momentos clave lo que hizo que el resultado fuera ese. Pese a todo, los Hombres de Negro continúan en una muy buena situación para entrar en Copa, aunque, ahora, los puestos que dan derecho a ser cabeza de serie están a un triunfo.

Lo cierto es que la matinal no empezó nada bien. Antes de saltar al parquet del Buesa Arena, se conocía que Raül López no sería de la partida por una rotura fibrilar, lo que dejaba a Bilbao Basket con un solo base puro para frontar el encuentro. Lo cierto es que los primeros compases fueron muy esperanzadores. Mumbrú se puso el mundo por montera y, desoyendo los 'ingeniosos' cánticos de un sector de la hinchada baskonista, encestó los primeros seis puntos de Bilbao Basket y daba la única ventaja de los Hombres de Negro en el marcador,2-6. La respuesta del Baskonia fue contundente y Nocioni, con dos triples, equilibraba las cosas. Estas fueron solo las primeras de las 9 canastas de tres puntos que los de Zan Tabak anotaron en el primer tiempo. Por su parte, Bilbao Basket, pese a lanzar en situaciones cómodas, no se encontraba con el acierto exterior. Eso fue haciendo mella en el devenir del encuentro y los alaveses se basaban en su acierto exterior para irse en el marcador con sendos triples de Causeur y Nemanja Bjelica (20-14). Solo una canasta de Rakovic sobre la bocina, hizo que la diferencia al final del primer cuarto fuese menor, 22-18.

 Kostas no estuvo acertado en el triple, pero sus tiros libres dieron vida al BB. Fotos: ACB Photo/Ortzi Omenaka
Otra de las claves del partido es que Bilbao Basket no estuvo acertado en momentos clave del encuentro. El inicio del segundo cuarto fue muestra de ello. Moerman tuvo un triple para ponerse a un solo punto. Falló y, en la jugada posterior, San Emeterio hacía un dos más uno para hacer mayor la brecha. No fue la única vez que ocurrió. El Baskonia estuvo acertado, muy acertado haciendo pagar los fallos a su rival. Sendos triples de San Emeterio y Causeur, acompañados de una canasta de Nemanja Bjelica, dinamitaban el partido. El marcador reflejaba un 33-21 muy alarmante. Como es evidente, saltaron todas las alarmas. La situación se estaba poniendo muy peligrosa y, entonces, Bilbao Basket se encomendó a ese ardor guerrero que le hace agarrarse a los partidos pase lo que pase, para ir limando las diferencias. En ello tuvo mucha culpa Moerman. El jugador galo ofreció muy buenos minutos aportando puntos y firmeza en el rebote. Sendos triples del francés, unidos a los puntos de Zisis y Hamilton daban lugar a un parcial de 7-14 que dejaba el partido 40-35. Pese a todo, se seguía fallando en situaciones clave como se vió en la antideportiva que recibió Hamilton. El pívot americano solo anotó uno de los dos tiros libres y, en la posesión siguiente, perdió el balón. Se estaba cerca pero no se daba el puñetazo definitivo sobre la mesa. Dos tiros libres de Mumbrú dejaban el partido 44-41 al descanso. Bilbao Basket estaba muy vivo a pesar de los pesares.

Tras la reanudación, no hubo la puesta en escena deseada. Un dos más uno de Nocioni se unía a dos pérdidas de Hamilton y el Baskonia se iba de diez, 53-43. Tocaba agarrarse de nuevo al encuentro, había que nadar mucho y los de Katsikaris lo hciieron de inmediato. Untriple de Kostas supuso el inicio de un parcial de 2-10 que culminó Hervelle con una canasta a aro pasado (55-53). Pero una vez hecho lo más difícil, como si de un ciclo se tratase, volvían los errores y las imprecisiones. El Baskonia lo aprovechó y se fue a los últimos diez minutos ocho arriba (63-55). Estaba muy complicado, pero había motivos para creer. Hervelle y Hamilton estaban produciendo mucho en ataque, pero los triples de Bjelica y San Emeterio dejaban en nada el trabajo de los dos interiores de Bilbao Basket. Una canasta desde más allá de 6,75 de Nemanja Bjelica dejaba el partido 75-67 a falta de 2.40 para el final. Los aficionados del Baskonia se las prometían muy felices. Como es ya toda una tradición en los derbis cuando el viento sopla a favor del baskonismo, sonó Ikusi Mendizaleak. Suele ser el preludio a una dulce y tranquila victoria de los gasteiztarras, pero a este Bilbao Basket no se le puede dar por muerto hasta que suena la bocina final. Kostas y Hamilton con dos tiros libres cada uno, apretaban las cosas, 77-73. La zona press que estaban haciendo los Hombres de Negro, funcionaba a las mil maravillas y Kostas recibía sendas faltas que le llevaban a la línea de personal. Así las cosas, con cuatro tiros libres, empató el partido a 77 a falta de 40 segundos. Pero se volvió a fallar en el momento clave y todo el esfuerzo realizado quedó en nada. No hay tiempo para darle más vueltas, ya que el miércoles viene Murcia a Miribilla y el sábado hará lo propio Obradoiro. Dos partidos que, de vencerlos, certificarían la presencía de Bilbao Basket en la Copa.



jueves, 13 de diciembre de 2012

BB 85 Charleroi 84: Ganamos el partido y perdimos los papeles


Lo que en principio debía ser una noche feliz por haber acabado por tercera vez invictos en la primera fase de Eurocup, acabó siendo la mayor vergüenza en la que ha tomado parte Bilbao Basket en su corta pero intensa historia. Tras un partido que no pasó de ser una pachanga, Matt Walsh falló el tiro libre que podía haber llevado el encuentro a la prórroga, Hamilton fue el encargado de barrer el balón y quedárselo hasta que sonó la bocina final con el marcador 85-84. Pero tras el baloncesto -de escasa calidad, por cierto- llegó el boxeo, el wrestling o, en definitiva, la auténtica vergüenza. Todo se incendió rápido, aunque Matt Walsh fue poniendo material inflamable a lo largo de todo el partido. Fue el propio Walsh -además de anotar 26 puntos y coger 14 rebotes para 43 de valoración- quien encendió la cerilla con un getso muy poco deportivo a lo que siguió una tangana de dimensiones siderales. Walsh, Riddick, Mumbrú y Rakovic fueron los actores principales de una escena donde sobraban macarras y faltaba sentido común. Un hecho inaceptable en cualquier ámbito de la vida y menos en el deporte que se tradujo en empujones, puñetazos y algún que otro golpe que acabó con Mumbrú tirando la cinta del pelo de Walsh al público como 'triunfo' de tan patética escena. Lamentablemente no quedaron ahí las cosas y Andre Riddick, quien en un tiempo muerto del partido ya intentó encararse con el banquillo de Bilbao Basket, acabó forcejeando con la Ertzaintza. Estas dntescas imágenes fueron el agrio colofón final a un partido en el que los Hombres de Negro dieron la impresión de estar jugando a medio gas y en el que acabaron sufriendo para llevarse el triunfo. Ahora, esperan en el Last 16 el Valencia, el VEF Riga y,otra vez, el Nymburk al que ya nos hemos enfrentado en nuestras dos participaciones anteriores en Eurocup.

    

El partido tuvo mucha más marrullería que calidad y el Spirou con Walsh a la cabeza en anotación y provocación estuvo siempre metido en un partido en el que Vasileiadis  fue baja por una gastroenteritis. De hecho, fueron los belgas quienes manejaron la renta más amplia del encuentro, ya que, mediado el segundo cuarto, el Spirou se fue 17-29 en el marcador. Ahí fue cuando el BB que, hasta entonces había jugado a medio gas, apretó los dientes y con Hamilton -22 puntos, 7 rebotes y 35 de valoración- y Zisis como puntales, los hombres de Katsikaria fueron creciendo en el partido. Así las cosas, la renta belga se redujo a dos puntos en el descanso (33-35).

Tras el descanso, Bilbao Basket, aunque sin grandes alardes, fue imponiendo su ley y manejó rentas de hasta nueve puntos. Pero en cuanto se bajó la intensidad, los belgas volvieron a reengancharse al partido. Walsh, por alguna razón oculta,estaba extramotivado y él fue quien guió a los suyos hacia la remontada. Él fue quien provocó una técnica a un Grimau que fue el primero en caer en las provocaciones del alero norteamericano. Pese a toda la actuación circense que estaba haciendo Walsh, estaba remontando el encuentro y, a falta de 2.3 segundos, tuvo dos tiros libres para empatar el partido. El primero lo encestó, mientras que Hamilton barrió el segundo tiro para dar el triunfo a Bilbao Basket. Luego, llegó todo el episodio vergonzoso en el que todos perdimos, pero, sobre todo Bilbao Basket, ya que puede haber sanciones hacia algunos jugadores. Quienes están en la pista son el ejemplo que siguen muchos jóvenes que les siguen y animan desde las gradas, de ese modo, imágenes violentas y barriobajeras como las que se vieron ayer son totalmente inaceptables, dando igual quién provocó primero. Dos -en este caso una multitud- no se pelean si uno no quiere. Mumbrú ya ha ofrecido sus disculpas:



Un Last 16 asequible

Todos estos incidentes pueden tener reflejo en la configuración de la plantilla de cara al Last 16, ya que en el caso de haber varias sanciones, la rotación bilbaina quedaría seriamente dañada. La suerte ha estado del lado de los Hombres de Negro y, en los cruces le ha correspondido compartir grupo con el Valencia Basket, el VEF Riga y el CEZ Nymburk. Esto supone tener un cuadro bastante asequible para poder plantarse en cuartos de final. A continuación, damos unas pinceladas sobre los rivales de este Last 16:

VALENCIA BASKET


El rival, en principio, más potente del grupo es un viejo conocido. El Valencia Basket será el hueso más duro de roer de nuestro grupo del Last 16. A su buena marcha en Liga, se ha unido una andadura tranquila por Eurocup, lo que le ha permitido ser primero de grupo matemáticamente una jornada antes del inicio de la primera fas. Todo ello lo ha logrado pese a que desde el inicio de la temporada ha contado con múltiples bajas como las de Kelati y Markovic -ya en plena forma- y las actuales de Faverani y Lishchuk. En esos momentos delicados, han aparecido algunos jugadores, en teoría secundarios, como el joven Bojan Dubljevic y Florent Pietrus para echarse el equipo a las espaldas. Según indican los últimos rumores, el exterior Marko Keselj dejará la disciplina valenciana y, en su lugar, llegará un viejo conocido para el aficionado de la ACB, Mickael Gelàbale. Además, La Fuente de San Luis no es una cancha que se nos de especialmente bien. Allí, Bilbao Basket tan solo ha conseguido dos triunfos; en su estreno en ACB en la 2004-2005 y en cuartos de final de los playoffs de la 2010-2011.

VEF RIGA


Otro de nuestros rivales en el Last 16 será el VEF Riga, quien superó en un duelo a muerte al Le Mans en territorio galo para meterse como segundos del grupo C. Dentro de la plantilla de los letones hay nombres conocidos como el exbase de Unicaja Earl Rowland, el expivot de Fuenlabrada Kaspars Berzins y el exterior internacional con Letonia Kristaps Janicenoks. Ramunas Butautas dirige a este equipo que en la primera fase ganó dos partidos a domicilio y uno en su pista, el Arena Riga. Bilbao Basket se encontrará con que este pabellón creado en 2006 y que en su configuración para baloncesto tiene una capacidad para 12.500 espectadores, un escenario modernoadaptado a la última tecnología. En este escenario también se celebran conciertos y partidos de hockey hielo.

CEZ NYMBURK

El Nymburk checo es ya un viejo conocido, no en vano, esta será la tercera vez que nos crucemos con el equipo de la ciudad de Pardubice. Sin embargo, pocos jugadores quedan respecto a la eliminatoria de cuartos de final que jugamos en la 2009-2010. Solo quedan el mítico Petr Benda y Radec Necas de aquella eliminatoria bronca y de bajísima calidad. Pero entre la plantilla del Nymburk hay varios nombres conocidos para la afición. El más notorio de todos ellos es el exjugador de los Celtics,Unicaja y Estudiantes Jiri Welsch. Tras una carrera muy discreta, el alero checo ha vuelto a su país para liderar a este equipo que parece ser de un perfil más bajo que en otroas campañas. Otro de los jugadores más conocidos es Radoslav Rancik, el hermano del exjugador de Bilbao Basket Martin Rancik ha llegado esta campaña al equipo de Pardubice procedente del Azovmash ucraniano. Él es quien pone, junto a Benda, la experiencia bajo los tableros. El juego interior lo completa el norteamericano Drew Naymick, este nombre será muy conocido para quienes sigan la Liga LEB, puesto que en la campaña 2009-2010, este pívot de 2,08 jugó en el Cáceres. Esta fase de grupos también le servirá al jugador checo Lukas Palyza para reivindicarse frente a Bilbao Basket, equipo en el que estuvo a prueba hace 5 años. Palyza, por aquel entonces, contaba con 19 años y no acabó de convencer a los técnicos del club. Ahora, juega en el Nymburk y sigue creciendo.

En defintiva, a Bilbao Basket le ha vuelto a sonreir la suerte en el cruce y, salvo sorpresa mayúscula, luchará por el primer puesto con el Valencia Basket. Ese primer puesto haría que el partido de vuelta de la eliminatoria de cuartos de final se jugase en Miribilla. Ahí llegarían los gallitos, ya que nos cruzaremos con el grupo formado por el Unics Kazan, Galatasaray, Estrella Roja y el Ratiophar Ulm.

martes, 11 de diciembre de 2012

Bilbao Basket-Spirou Charleroi: ¿Partido de trámite o para hacer historia?



Bilbao Basket afronta el último partido con los deberes hechos, ya que, matemáticamente, es primero de su grupo, pero, de ganar en Miribilla a los belgas, pasaría a la historia de la Eurocup como el primer equipo en la historia que acaba invicto tres veces en la primera fase. En la actualidad, es el único equipo que lo ha hecho en dos ocasiones y, además, en temporadas consecutivas, pero ese honor puede igualarlo el Spartak de San Petersburgo si gana mañana en la pista del Cholet francés. De hecho, junto a bilbaínos y los de la antigua ciudad de Leningrado, solo el Estrella Roja y el Triumph ruso pueden ser los elegidos que no conozcan la derrota en la primera ronda de esta Eurocup.

Este logro ha estado al alcance de muy pocos equipos a lo largo de la historia de esta competición. El primero en hacer de la primera fase un paseo totalmente victorioso fue el Besiktas en la temporada 2007-2008. La gesta de los turcos tuvo más mérito si cabe, ya que aquel formato de primera fase de Eurocup estaba dividido en grupos de seis equipos y, los otomanos se marcaron un balance de 10-0. Ellos fueron los que rompieron el hielo y con el cambio al formato actual, cada vez fueron más los equipos que lo lograron. Un año después, apareció en la escena europea Bilbao Basket. Hemofarm, Buducnost y Nymburk no pudieron arañar ni un solo triunfo ante los Recker, Quincy, Salgado y Banic entre otros. En aquella campaña, el balance de 6-0 solo pudieron igualarlo el Unics Kazan y el Pamesa Valencia.

 En primer plano, Roni Seibutis que ha pasado invicto al Last 16 en tres ocasiones. Fotos: Eurocup

Estos fueron los primeros triunfos de una serie de 17-0 que lleva hasta la fecha Bilbao Basket en las primeras fases de Eurocup. Esta racha de victorias es la más larga que ha habido en una fase de la Eurocup. Al año siguiente, en la 2009-2010, los Hombres de Negro fueron los únicos que acabaron la primera fase de la competición con el casillero de derrotas a cero. En aquel grupo estaba, precisamente, el rival de mañana, el Spirou Charleroi. Los belgas, al igual que el Turk Telekom no pusieron en demasiados aprietos a Bilbao Basket. Todo lo contrario que el Spartak de San Petersburgo que en el último partido de la fase, llevó a los hombres dirigidos aquel día por Rafa Pueyo, a la prórroga.
En los dos años de ausencia bilbaína en la segunda competición europea también hubo equipos que hicieron pleno de triunfos en la primera fase. En la 2010-2011, tanto la Benetton de Treviso como el Alba de Berlín -verdugo de Bilbao Basket en la Final Four de Gasteiz 2010- pasaron al Last 16 sin haber perdido. El mismo honor recayó la pasada temporada en el khimki -que después sería campeón- el Lietuvos Rytas de Roni Seibutis -que ya conseguiría ese logro con el BB en dos ocasiones- y el Spartak de San Petersburgo, equipo que mañana se puede unir a Bilbao Basket como única escuadra que ha pasado limpio al Last 16 en dos ocasiones.

Un posible récord europeo más

El que puede caer mañana es solo un récord más para Bilbao Basket, un equipo que en sus cuatro participaciones a nivel europeo ha alcanzado varios hitos. En la temporada 2008-2009, el BB rompió con los clichés que dicen que los equipos novatos no suelen llegar muy lejos en la Eurocup y llegó a semifinales, convirtiéndose así en el equipo debutante que más lejos ha llegado en esta competición. En la campaña siguiente, escribió su nombre en la historia de la competición siendo el primer equipo en pasar dos veces invicto al Last 16. También hizo otra cosa importante; alcanzar dos semifinales consecutivas. Eso solo lo ha logrado el BB y el Estudiantes desde que se denomina esta competición como Eurocup. Curiosamente,al igual que Bilbao Basket en la 2008-2009 y la 2009-2010, el Estu llegó en la 2002-2003 y la 2003-2004 a semifinales, pero no pisó ninguna final, ya que fueron apeados por el Pamesa Valencia y el Real Madrid respectivamente. La temporada pasa en Euroliga, fue también de récord para los Hombres de Negro, ya que, junto al Galatasaray, fueron el equipo novato que más lejos había llegado en la historia de la Euroliga tras alcanzar los cuartos de final. Mañana puede caer otro récord y, ojalá, sea el preludio a una gran alegría, como sería alzarse con el título de la Eurocup.

lunes, 10 de diciembre de 2012

BB 76 Cajasol 79: El baloncesto tiene memoria



Si el pasado miércoles ganábamos al Buducnost con un dos más uno en los últimos segundos de Lamont Hamilton, ayer nos tocó la cruz de esta moneda que es el baloncesto. Este bendito deporte tiene memoria y nos quitó lo que tan solo cuatro días antes nos había dado. Quedaban siete segundos y el marcador reflejaba un ajustadísimo 76-74 cuando Tomas Satoranski penetró, recibió la falta de Axel Hervelle y el balón; justiciero del basket, acarició la red de nuestra canasta. El checo culminó el dos más uno y, más tarde, Nikos Zisis se resbalaba y perdía el balón. Era el aciago final, a un partido en el que muy pocas cosas salieron bien y, pese a todo, Bilbao Basket estuvo cerca de ganar el partido. El 76-79 final rompe con la racha de cuatro triunfos seguidos en ACB y complica las aspiraciones de los Hombres de Negro para meterse en la Copa como cabezas de serie.

Cajasol llegó a Bilbao herido y en una situación delicada, pero en los últimos partidos ya había evidenciado una notable mejoría y, por ello, Katsikaris ya avisó en la previa de que "no sería fácil" ganar a los de Aíto. Esa tarea se convierte en una posibilidad harto difícil si a lo largo del partido concedes 19 rebotes ofensivos y, si además, la suerte no te acompaña. Y es que, ayer, la suerte también fue esquiva. No es una excusa, sino un hecho. Los Hombres de Negro luchaban, se tiraban por los suelos, se anticipaban en la llegada del balón para recuperarlo y al final acababa en las manos del cuadro hispalense. Ayer, además de la tenacidad, todo lo que concierne al azar se alineó con los sevillanos. La actuación estelar de Álex Mumbrú con 22 puntos, fue el único argumento sólido de los de Katsikaris en un partido que deberá servir para analizar y pulir errores. Es tan solo un borrón y hay que hacer que no pase a mayores.

 El gran partido de Mumbrú no sirvió para que el BB lograse su noveno triunfo. Fotos: ACB Photo

El caso es que hubo intensidad, pero faltó acierto en todas las facetas del juego. Era uno de esos días en el que te levantas con mal pie y, pese a aferrarte a toda tu entrega para que te salgan las cosas bien, todo acaba como el rosario de la Aurora. El partido comenzó con un intenso duelo entre Mumbrú y Satoransky, ellos eran los líderes de sus equipos, pero, a la hora de recibir el relevo, Álex se vio solo, mientras que, el base checo encontró en Joan Sastre su complemento perfecto. El alero balear, con dos triples seguidos, dinamitó el partido para llevarlo al final del primer cuarto 17-21. Era el primer toque de atención, había que entonarse. Dicho y hecho. A la salida del segundo cuarto apareció Kostas con dos triples y Grimau daba un punto más de intensidad al equipo. El resultado no pudo ser mejor, un parcial de salida de 14-3 que dejaba el partido 31-24 para Bilbao Basket. Lamont Hmailton seguía la senda y, pese a que Bilbao Basket caía en su juego, se iba al descanso 34-30.

Tras el paso por los vestuarios, un triple de Vasileiadis y una cansta de Hervelles volvían a elevar la diferencia a nueve puntos (41-32). Pero Cajasol se refugió en el buen hacer de Satoransky, las segundas y terceras oportunidades que ofrecía Bilbao Basket y el desacierto en ataque de los Hombres de Negro para crecer en el partido y nivelar la contienda en un santiamén, Bilbao Basket no estaba teniendo, para nada, el mejor de sus días y, pese a todo, había esperanza ya que se iba por delante al último cuarto (53-51). Pero Cajasol no había dicho su última palabra. Satoransky seguía haciendo daño y ponía el partido 56-58. La respuesta la dio Mumbrú en forma de triple, pero al base checo se unió Bogdanovic y un triple del serbio hacía saltar todas las alarmas al dejar el marcador 61-65. Entonces, Kostas y Rakovic, junto a un sublime Mumbrú, daban la vuelta a la situación con un parcial de 10-3 que dejaba el marcador 71-68 a falta de poco más de dos minutos.

 Ni Katsikaris ni los jugadores del BB entendían por qué había pitado técnica Redondo.

Ahí apareció el colegiado Redondo que, como el baloncesto, también tiene memoria, pero muy selectiva. Kostas hizo falta a Bogdanovic cuando éste tiraba de tres y, al parecer, Katsikaris se lo reprochó a su jugador. La respuesta de Redondo fue instantánea. Técnica. El colegiado ya le había apercibido de técnica minutos antes, en ese momento, Fotis continuó protestando. De haber pitado algo, tenía que haberlo hecho en ese instante. Pero Redondo se la guardó para más adelante de forma incomprensible. La jugada se tradujo en seis puntos para los hispalenses (71-74). Pero la respuesta del BB fue clara: un triple de Zisis y un robo culminado con una canasta de Mumbrú dejaban el partido 76-74 a falta de 26 segundos. A partir de ahí, todo fue un reflejo de un partido en el que no se jugó bien y en el que, el final se jugó peor. Satoransky, ante la mirada de los scouters NBA, hizo un dos más uno que dejó Miribilla helado y al BB sin una oportunidad magnífica para quedarse segundo en solitario. Ahora toca superar el trámite de la Eurocup y preparar undrbi en el Buesa que promete ser de alto voltaje.



lunes, 3 de diciembre de 2012

Bilbao Basket 83 Assignia Manresa 63: Las trampas están para no caer en ellas

Bilbao Basket afrontaba el encuentro frente al Manresa como una peligrosa trampa que podía hacer que los Hombres de Negro perdiesen la buena senda. Los manresanos llegaban a Miribilla tras lograr la pasada jornada su primer triunfo en ACB y eso podía haber hecho que la moral de los catalanes estuviese por las nubes. Por eso, y por la acumulación de partidos que lleva el BB en las últimas semanas, el del Manresa podía ser un escollo complicado. Pero nada más lejos de la realidad y Bilbao Basket arrasó a su rival desde el primer momento y logró un triunfo por 83-63 que le sitúa tercero en la tabla.

Instantes antes del inicio del encuentro, se guardó un minuto de silencio en memoria de Maialen Molina, jugadora de Bidegintza de 21 años que el pasado miércoles fallecía en Zalla en un desgraciado accidente de tráfico. Cuando el balón se puso en el aire, los de Katsikaris quisieron dejar claro quién mandaría en el encuentro y, con Hervelle como actor principal -13 puntos, 8 rebotes y 26 de valoración de los que 14 hizo en el primer cuarto- Bilbao Basket trituró a Manresa con un parcial de 19-7 que marcaría el partido de principio a fin. Los manresanos se rehicieron y encontraron en el triple el recurso perfecto para frenar a los locales. Así las cosas, con Yanev y Arco acertados por fuera y Asselin imponiendo su ley en la pintura, los del Bagès lograron ponerse a cinco puntos en los primeros compases del segundo cuarto (26-21). Eran momentos en los que podía temblar el pulso al BB y no lo hizo, Moerman cogió el toro por los cuernos y lideró a su equipo en ataque para que los de Katsikaris volviesen a alejarse en el luminoso (38-26). Aun así, Manresa daría otro aviso y con Arteaga y De Vries como estiletes volvieron a ponerse a cinco puntos (38-33). Fue su último acercamiento serio. Grimau con una canasta a pocos segundos para llegar al descanso empezó a incrementar la distancia (43-35).

 Moerman volvía a jugar en ACB tras 5 jornadas lesionado y rindió muy bien. Fotos: ACB Photo

En la reanudación, tal y como ocurriera el miércoles frente al Lukoil, llegó el momento Kostas. El alero griego volvió a vestirse de anotador compulsivo, anotó tres triples y con Hamilton de compañero de travesuras, dinamitó el partido totalmente. Poco pudieron hacer los De Vries, Arteaga, Paulsson, Asselin y compañía ante tal caudal ofensivo y se vieron en un visto y no visto 15 abajo, (60-45). Pero los Hombres de Negro no pararon ahí y siguieron abriendo brecha. Así las cosas, con una canasta de Moerman, lograban la máxima renta del partido (72-50) a ocho minutos para el final del encuentro. No le quedaba historia al partido, la octava victoria estaba en el zurrón y solo quedaba que los jugadores en pleno proceso de adaptación como Pilepic aprovecharan sus minutos. El croata lo hizo a las mil maravillas y un dos más uno suyo cerró el partido dejándolo con el 83-63 final. Gran victoria, sin sufrimiento y repartiendo los minutos y los esfuerzos. Ahora toca ir a Podgorica a asegurar el primer puesto del grupo en la Eurocup. Esa será la próxima batalla, que tendrá lugar el miércoles a partir de las 18.30 horas.


viernes, 30 de noviembre de 2012

Los 10 bilbaíno-manresanos

A lo largo de este tiempo, el hecho de que jugadores que han estado en Bilbao fuesen a Manresa y, viceversa, ha sido una tónica habitual puesto que hasta diez jugadores han jugado en ambos conjuntos. Ha sido Bilbao Basket el que más se ha nutrido de esta relación. Muestra de ello, es que en la histórica foto del TDK Manresa campeón de Liga se puede ver hasta a tres jugadores que, más tarde, pasarían a engrosar la plantilla de Bilbao Basket en algún momento de su carrera. A continuación, repasamos la historia de los diez jugadores que han lucido ambas elásticas.

 

JAVI RODRÍGUEZ


Javi Rodríguez (Porriño, 1979) es el ejemplo claro de jugador que ha cambiado Manresa por Bilbao y viceversa. El base de Porriño ha hecho ambos caminos directamente y en un periodo de dos años. Rodríguez llegó a Manresa mediada la temporada 2006-2007 procedente del Breogán de Lugo. Antes había estado en el Baskonia, Gijón, Breogán, Fuenlabrada y, de nuevo, Breogán. En principio irse de Lugo a Manresa, se trataba de un gran paso hacia atrás, puesto que pasó de jugar en ACB a hacerlo en LEB con el club del Bagès. Pero, desde el primer momento, las cosas le fueron muy bien en Manresa, ya que ese mismo año consiguieron el ascenso a ACB. Ya en la máxima categoría, dirigió a gran nivel la nave manresana y fue clave en que su equipo lograse la permanencia en las temporadas 2007-2008 y 2008-2009.

Ese gran rendimiento hizo que Bilbao Basket se fijase en él para hacer su proyecto más ambicioso hasta la fecha. Pero en Bilbao le faltó la suerte que tuvo en la localidad catalana. El equipo no empezó bien y Txus Vidorreta fue destituido, tampoco le respetaron las lesiones y aunque Salgado tuvo más protagonismo que él en la campaña, el de Santutxu fue el sacrificado a final de campaña. Rodríguez se mantuvo en el roster, pero tampoco tuvo continuidad. Otra vez las lesiones le dejaron fuera del equipo y, una vez recuperado, el buen rendimiento de Josh Fisher hizo que acabase viendo desde la grada el histórico fin de temporada del BB que se culminó con la disputa de la final ACB. En verano de 2011, Rodríguez hizo las maletas y volvió a Manresa, donde el pasado año volvió a reencontrarse con su mejor juego. Precisamente, el base gallego será la gran ausencia manresana en el partido de mañana, puesto que una elongación en los isquiotibiales de la pierna derecha le tendrá dos semanas de baja.

 

PACO VÁZQUEZ


Solo Manresa y Bilbao Basket han sido capaces de plantarse en una final ACB teniendo el factor cancha en contra en todas las eliminatorias. Los catalanes lo hicieron en 1998 y el BB en 2011, ambas hazañas tienen en Paco Vázquez (Mahón,1974) el principal nexo de unión. Vázquez formó parte de la plantilla del TDK Manresa que quedó campeón de la ACB y de la de Bilbao Basket que fue subcampeona. En la primera, Paco era un canterano que, con 24 años, empezaba a hacerse un hueco reseñable en la rotación de aquel mítico Manresa comandado por Joan Creus. En la segunda, el escolta ibicenco ejercía de veterano en el vestuario y apenas acumuló 17 minutos de juego en playoffs. Vázquez estuvo en Manresa desde 1992 hasta el año 2000 cuando emprendió una nueva aventura en Málaga donde ganó una Korac en 2001 y fue subcampeón de la ACB en la 2001-2002.

Al año siguiente cambió Málaga por Badalona donde se alzó con la Fiba Eurocup en la 2006-2007. Así las cosas, en 2007 llegó a Bilbao Basket donde estuvo hasta la inolvidable 2010-2011. Tras abandonar Bilbao en 2011, fue a Lleida a jugar en LEB durante una temporada. En la actualidad, aunque sigue en activo, se encuentra sin equipo. Además, en su palmarés cuenta con sendas medallas de bronce en la Universiada de 1999 y en el Eurobasket de 2001.

 

ROMÁN MONTAÑEZ

Román Montañez (Sant Joan de Vilatorrada,1979) también estuvo presente en la plantilla del TDK Manresa que obró aquel milagro de ganar la ACB. Él era un joven canterano que empezaba a tener las primeras oportunidades con el primer equipo. Aquella temporada jugó dos partidos en Liga Regular y en Playoffs jugó un minuto en un partido en el que tuvo tiempo de encestar un tiro libre.Esa feliz llegada al primer equipo no marcó la tónica general de Román en Manresa. Allí no acabó de despuntar y en la 2000-2001 fichó por Valladolid. En Pucela sí logró la progresión que esperaba y llegó a jugar Copa y Playoffs en la temporada de su debut, allí fue adquiriendo cada vez más protagonismo, hasta que en la campaña 2004-2005 en la que perdió sitio en la rotación pucelana. 

Sin embargo, en aquel verano, Montañez encontró en Bilbao el lugar idóneo para relanzar su carrera. De la mano de Txus Vidorreta, llegaba a un equipo en crecimiento y que necesitaba un escolta nacional y con experiencia. Sus dos años en Bilbao Basket fueron bastante buenos. Entraba en los planes del Bilbao Basket para la temporada 2007-2008, pero apareció una oferta "irrechazable" del Akasvayu Girona y Montañez volvía a Cataluña. Su experiencia en Girona fue efímera, tan solo duró una temporada y los últimos cuatro años los ha jugado en Manresa, donde llegó a ser capitán. Este verano el club manresano decidió prescindir de sus servicios y, en la actualidad, Montañez está sin equipo.

BRIAN SALLIER

Brian Sallier (Port Arthur, 1969) es el tercer integrante de aquel Manresa campeón que, más tarde militó en Bilbao Basket. De los tres fue el que más protagonismo tuvo en aquella 1997-1998. Su primer contacto con la ACB fue en la 93-94 cuando fichó temporalmente por el Argal Huesca y, tras un breve paso por la Liga francesa, volvió a la ACB en la 95-96 al Baloncesto León y su buen rendimiento en la ciudad leonesa le llevó a fichar en la 96-97 por el TDK Manresa. Allí rayó dos años a un gran nivel y, el partido del título frente al Baskonia fue el último de Sallier con la elástica manresana. Su siguiente parada fue Málaga, donde estuvo dos años en los que alcanzó el subcampeonato de la Korac en la 99-2000. Tras Málaga llegó a Cáceres, donde logró la salvación del equipo cacereño. 

Su primera andadura en Cáceres duró un año, ya que en la 2001-2002 fichó por Lleida, donde coincidió con, el hoy Hombre de Negro, Roger Grimau. En Lleida solo pudo jugar once partidos, puesto que fue cortado tras lesionarse en el tendón rotuliano, dolencia que le mantuvo apartado el resto de la temporada. Ahí empezó el declive de su carrera, en la 02-03 fichó por el Estudiantes para cubrir la lesión de Adam Keefe. La experiencia se tradujo en 5 partidos en ACB. Al año siguiente, en la 03-04 llegó a Cáceres, pero en  enero, a causa de los problemas económicos de los extremeños, abandonó el equipo para fichar por Bilbao Basket. Aquí, en Bilbao, Sallier consiguió su último hito; lograr el ascenso a la ACB. Tras colaborar en el ascenso de Bilbao Basket, afrontó en Tarragona su última temporada en activo, la 04-05.

RICHARD SCOTT

Richard Scott (Little Rock, 1971) es una auténtica leyenda de la ACB, uno de los referentes en la máxima de jugadores que aprovechan al máximo su físico. Con su 1,98 de estatura, este exboxeador causaba estragos en los pívots contrarios. En la 94-95 llegó a Lliria para jugar en EBA, pero pronto llamó la atención de los clubes grandes y el Caja San Fernando se hizo con él en la 95-96. En principio, ficho para el equipo cajista de EBA, pero acabó jugando 25 partidos de liga regular y todos los playoffs en los que los sevillanos llegaron a la final.En su debut en ACB frente a Andorra metió 20 puntos, en su segundo partido frente al Joventut encestó 35. Estos fueron los primeros de los 6199 puntos que anotó en su carrera ACB. Tras ese gran año en Sevilla, Scott se fue a Granada donde estuvo una temporada. 

En la 98-99 tuvo su única experiencia europea fuera del Estado fue en Turquía con el Turk Telekom. Al volver, inició el mismo recorrido que había hecho años antes. Su primera para fue Sevilla, donde de nuevo, a su lelgada en la 99-2000 logró el subcampeonato de la ACB. Su estancia en la ciudad hispalense duró tres temporadas. En la 01-02, vuelve a Granada, fue otra etapa corta, de un solo año, pero que quedará en la memoria de los aficionados nazaríes. Tras Granada, aterrizó en Fuenlabrada. Allí coincidió con otros dos jugadores que aparecen en esta lista: Javi Rodríguez y Rubén Quintana. Con ellos de compañeros y otro conocido como Salva Guardia, vivió el mal final de su etapa fuenlabreña, ya que en la 03-04 descendieron. Pese a todo, Scott siguió en la ACB; su destino fue Bilbao. En dos campañas muy buenas se convirtió en uno de los principales puntales de ese equipo que logró la salvación en ambas temporadas. Para el recuerdo quedarán exhiiciones como la que hizo frente al Baskonia en el BEC encestando 29 puntos. Fue frente al Valencia en La Casilla, cuando consiguió sus últimos puntos en ACB. Su siguiente y última parada fue Manresa, allí en la 06-07, en Liga LEB, volvió a coincidir con Rubén Quintana y Javi Rodríguez -este mediada la temporada- y se encontró con otro integrante de esta lista; Juan Alberto Espil. Aquel Manresa que tenía entre sus filas a Llull y Rafa Martínez ascendió a ACB, pero Scott no acabó la campaña, puesto que fue cortado antes de playoffs. Así acabó la carrera de un grande del baloncesto ACB.

 

RUBÉN QUINTANA

Rubén Quintana (Agüimes, Gran Canaria, 1980) es un jugador que, como Richard Scott, acabó su carrera baloncestística en Manresa en 2007, aunque, desgraciadamente, por causas bastante diferentes. Quintana coincidió con Vidorreta en La Palma y ahí empezó una relación que, en la 2001-2002, tras ser cortado en enero por Melilla, le lleva a Bilbao Basket. Él fue uno de los principales artífices del ascenso de Bilbao Basket a LEB que, curiosamente, tuvo lugar en La Palma. Quintana, en la 02-03 se mantuvo en la plantilla del BB que debutó en Liga LEB. Su buen rendimiento hizo que el Fuenla brada de ACB se fijase en él. Allí se encontró con Scott, Javi Rodríguez, Salva Guardia y con el amargo sabor del descenso. En la 04-05, siguió en el conjunto fuenlabreño y se quitó ese mal sabor de boca logrando el ascenso a ACB. 

En aquel verano, Bilbao Basket se interesó por Quintana y depositó en la ACB una oferta por el escolta canario que Fuenlabrada, que tenía derecho a tanteo, no igualó. Pero Quintana no acabó de rendir en un Bilbao Basket en la máxima categoría y, mediada la temporada, fue cedido al CAI Zaragoza. En la 06-07, Bilbao Basket decidió cederlo al Manresa donde coincidió, de neuvo con Scott y Rodríguez, además de con Juan Alberto Espil, otro ex del Bilbao Basket. Allí logró un nuevo ascenso a ACB, parecía que su carrera volvía a alzar el vuelo, pero en aquel verano, sufrió un gravísimo accidente de tráfico que acabó con la vida de dos amigos suyos y, por suerte, en su caso, solo le sesgó su carrera deportiva.

RODNEY WHITE

Rodney White (Philadelphia, 1980) es el claro ejemplo de que, en muchas ocasiones, en el baloncesto dependen más las actitudes que las aptitudes. Díscolo, controvertido y conflictivo son algunos de los adjetivos que casan a la perfección con la forma de ser de este jugador drafteado en 2001 en el número 9 por los Pistons. En Detroit solo estuvo una campaña y fue traspasado a los Nuggets de Denver, donde coincidió con el hoy presidente de Bilbao Basket, Predrag Savovic. En Denver estuvo hasta mediada la temporada 2004-2005, cuando fue traspasado a Golden State. Esa fue su última parada en la NBA, ya que en el verano de 2005 se encontró sin equipo. En enero de 2006, el Manresa logró su contratación para tratar de salvar al equipo. Su debut en ACB se produjo en La Casilla, tuvo una buena actuación, pero sus 20 puntos no pudieron evitar la derrota de un Manresa que, pese a White, acabó descendiendo a la Liga LEB en la última jugada del último partido. White tuvo el tiro de la permanencia de los del Bagés, pero lo falló y se consumó el descenso. 

A lo largo de aquel verano no encontró equipo y, tras la lesión de Martin Rancik, Bilbao Basket pensó en él como sustituto temporal. En Bilbao coincidió con otro miembro de esta lista, Román Montañez. Su periodo fue corto, pero estuvo lleno de incidentes. Dejó para el recuerdo historias como aquel partido frente al Joventut en el que jugó con un palillo en la boca, sus calentamientos con el MP3 o el encuentro frente al Real Madrid en el BEC al que llegó justo para vestirse de corto. Además, tanto en entrenamientos como en su vida fuera de las canchas dejó varias perlas que dan fe de la locura, desorden y lujuria que llevaba en su vida. Eso, siguió notándose en su carrera profesional y, tras Bilbao, recaló en el Scavolini de Lega Due con el que logró el ascenso. Al año siguiente, fue a China a jugar con el Guangsha y en 2008 se fue hasta Puerto Rico a jugar con los Capitanes de Arecibo. En ese mismo año, tuvo una breve estancia en el Maccabi de Tel Aviv antes de asentarse definitivamente en China donde jugó en los Zheijang Lions, los Angang Pro y los Zheijang Guangsha. Este año ficho por los Barako Bull Energy de la Liga filipina y, en la actualidad, se encuentra sin equipo.

MILAN MAJSTOROVIC

Milan Majstorovic (Novi Sad,1983) también hizo la ruta Bilbao-Manresa, aunque con una escala en Alemania. Maxtor llegó a Bilbao en el verano de 2005 procedente del Zeleznik de Belgrado. Junto a Koljevic y Banic formó el trío de apuestas de jóvenes balcánicos que hizo Bilbao Basket aquella temporada. Pero lo cierto es que Maxtor pasó sin pena ni gloria en los dos años que estuvo en Bilbao. No encontró ni su sitio en la rotación, ni la posición en la que mejor rendir. Sus mejores actuaciones llegaron en su primera temporada, concretamente en las jornadas 11 y 12 frente a Alicante y Breogán, en los que consiguió 10 y 15 de valoración. Parecía que podía llegar su momento, pero, nada más lejos de la realidad. 

Tras su etapa en Bilbao, en la 07-08, fichó por el Oldenburg alemán con el que en la temporada 08-09 ganó la Liga alemana. Eso les dio derecho a jugar Euroliga en la 09-10 y ésta fue la única experiencia de Maxtor en la máxima competición continental. Tras su paso por Alemani,a fichó por Manresa, donde se vio un jugador mucho más hecho que el que pasó por Bilbao. Promedió 6,8 puntos, 4,3 rebotes y un tapón por partido en una campaña en la que Manresa no pasó excesivos apuros. Pero, definitivamente, el sitio de Maxtor parece estar en el Oldenburg, a donde volvió la pasada campaña. Este verano no renovó por el club teutón y, en la actualidad, se encuentra sin equipo.

JUAN ALBERTO ESPIL

En su dilatadísima carrera, Juan Alberto Espil (Bahía Blanca 1968) también ha lucido las camisetas de Manresa y Bilbao Basket. Este jugador formado en el Estudiantes de Bahía Blanca, llegó al Baskonia en 1996 tras jugar en Gimnasia y Esgrima y Atenas de Córdoba. En el cuadro gasteiztarra, vivió la cruz de la Liga ganada por Manresa en la 97-98. Al año siguiente, se desquitó ganando la Copa del Rey con el Baskonia, donde estuvo hasta el año 2000. Tras abandonar el club gasteiztarra, en la 200-2001 probó en la Lega con el Roma. Fue una experiencia corta, puesto que en la 01-02 volvió a al ACB de la mano del Joventut, donde pasó dos campañas. En la 03-04 fichó por Manresa, donde jugó dos temporadas, en las que el cuadro del Bagès salvó la categoría. En el verano de 2005, se quedó sin sitio en Manresa y fichó por el Tenerife, con el que no logró el ascenso a ACB. 

En la pretemporada de la 2006-2007, Savovic se lesionó y Bilbao Basket pensó en él como refuerzo temporal. Con Bilbao Basket jugó 8 partidos en ACB y, al acabar su contrato, volvió a Manresa para lograr el ascenso a ACB junto a Javi Rodríguez, Rubén Quintana y Scott. Tras el ascenso a la máxima categoría, el cuadro manresano contó con él en la campaña de la vuelta a la élite. Jugó los 34 partidos de la Liga regular y el Manresa logró la eprmanencia. Ahí acabó su etapa ACB, pero no su carrera. En la 08-09 volvió a Argentina para jugar en Boca Juniors, donde estuvo una temporada. Al año siguiente fichó por Obras Sanitarias, ese fue el paso previo a su vuelta en 2010 al Estudiantes de Bahía Blanca, equipo en el que se formó y en el que, en abril de este año puso fin a una larguísima carrera.

CARLES MARCO

La historia de Carles Marco (Badalona,1974) como jugador de ambos equipos fue efímera, pero estuvo entrelazada. El veterano base firmó en el verano de 2008 un contrato de un mes con Bilbao Basket, para ayudar a hacer la pretemporada al equipo bilbaino. Marco, formado en la cantera del Joventut, equipo en el que jugó entre 2002 y 2005, se encontraba sin equipo tras haber descendido en la 2007-2008 con el Baloncesto León y encontró en Bilbao Basket la oportunidad de engancharse a un equipo que le diese oportunidades y así entrar en dinámica. De este modo, Marco, 34 veces internacional, jugó varios partidos de pretemporada con la camiseta negra del BB, pero a unos 700 kilómetros de Bilbao, en Manresa, Javi Rodríguez se lesionaba una mano.

Entonces, el club del Bagès se acordó de Marco, al que le propusieron un contrato de seis semanas que, el veterano base que también jugó a principios de la década del 2000 en Valladolid y Caja San Fernando, aceptó. En ese periplo, jugó en pretemporada contra Bilbao Basket y, también en Liga. Javi Rodríguez se recuperó y el contrato de Marco expiró, pero el base encontró un último acomodo en ACB. Fue en Zargoza, donde le hciieron otro contrato temporal y jugó 4 partidos. La siguiente campaña, la 2009-2010, fue la última de Marco en activo y jugó en el Burgos de LEB Oro, llegado el final de dicha temporada, el base colgó las botas. Pese a todo no se desligó del mundo del baloncesto y será el único de esta lista de diez jugadores que hemos repasado, que mañana estará en el parquet de Mirbilla, ya que, en la actualidad es el segundo entrenador de Jaume Ponsarnau en el Manresa.