sábado, 24 de diciembre de 2011

BB 77 Baskonia 72: Al Top 16 por la puerta grande... ¡¡Tiembla Maccabi!!


Señoras y señores, niños y niñas, aquellos que el pasado jueves chillaron como hooligans y también los que se lo tomaron con algo más de sosiego, dejen de rascarse los ojos, miren la clasificación de la Euroliga fijamente y vayan tarareando el Bilbotion porque seguirá sonando en el Top 16. Algo que el día 7 de diciembre parecía imposible, cuando Gianluca Basile nos metía sobre la bocina un triple, un auténtico gancho de izquierda que parecía dejar K.O. al BB en la máxima competición continental. Nada más lejos de la realidad. Los más grandes son los que, tras caer, tienen las agallas de levantarse y acabar con el contrario. Y este equipo es muy grande, sacó del dolor orgullo y tumbó al Fenerbahce en Turquía primero, y al Baskonia en Miribilla después por 77-72, haciendo historia y metiéndose en el Top 16 y dejando fuera de esa ronda a los Joxean Boys. Un golpe duro para ellos, tanto que Querejeta reconoció horas después "no haber pegado ojo" tras la eliminación.

En todo ello, tuvo un papel estelar un equipo con una confianza y unas ganas tremendas y una afición que hizo del Bilbao Arena un auténtico infierno. Desde la presentación hasta la bocina final, cualquier toma de contacto con el partido de algún jugador o entrenador baskonista, era convertida en un mar de gritos y silbídos. Lo contrario con los Hombres de Negro, gradas en pie, gritos, aplausos... La cuestión de entrar en el TOP 16 era cosa de todos y así fue, Igor con su pancarta de "Tau no pasará" acertó de pleno y, a buen seguro, en Gasteiz pidieron "Lambrusco para Dusko" y que así olvidase las penas.

La pancarta fue una premonición y el Baskonia se quedó en el camino

El partido fue durísimo, ante un rival muy experimentado en estos duelos a vida o muerte y a competir en ambientes hostiles. Por ello, en los primeros compases del encuentro, fueron los baskonistas quienes llevaron la voz cantante. Dos triples de Nemanja Bjelica ponían el partido 11-16, mala pinta tenía el tema. Poco duró tal aspecto, Blums con un triple nos insuflaba aire y Jackson empezó a tomarle el contacto al partido. De esta manera, se llegó al final del primer cuarto con empate a 20.

Fue en el segundo cuarto cuando comenzó el despegue de los nuestros gracias al trabajo coral, la segunda unidad funcionó y con los Mavro, Hervelle y Kostas en pista fuimos adquiriendo ventajas de entre tres y cuatro puntos. Dusko Ivanovic se ponía más nervioso de la cuenta y se escudaba en protestas exageradas, pero permitidas por unos arbitros que le tienen tanto respeto, que, con tal de pitarle una técnica más que merecida, se pasaron el reglamento por el Arco del Triunfo y se la pitaron al ¡¡Director Técnico!! gasteiztarra. No desaprovechamos la ocasión y nos fuimos nueve arriba (40-31), diferencia que redujó Prigioni con un triple sobre la bocina para dejar la venta en seis al descanso (40-34).

Cada canasta se celebró como si fuese la última

Tras el descanso, tocó castigar al Baskonia a golpe de triple. Blums con dos canastas desde más allá de 6,75 abrió la lata y se sumaron Mumbrú y Hervelle con un triple cada uno. La consecuencia fue demoledora, a falta de tres minutos para que finalizase el tercer cuarto ganábamos de doce (56-44). Pero todavía quedaba mucho por luchar, el Baskonia estaba herido, San Emeterio desaparecido y Teletovic desacertado, pero podían despertar. Solo lo hizo el Baskonia como equipo de la mano de Prigioni. Redujeron distancias al final del tercer cuarto y se pusieron a seis puntos (58-52).

Quedaban diez minutos a vida a muerte entre ambos y Miribilla ardía, llegaba la hora de los valientes. De nuestro bando hubo unos cuantos que se alistaron a dar un paso al frente. Sobre todo nuestro capitán, Marko Banic que hizo un partido sencillamente acojonante, y dejó a Teletovic a la altura del betún en el duelo de capitanes. A falta de dos minutos, el partido (y nuestros corazones) estaban en un puño, con el 69-66. Teletovic cogió el balón a tres metros del aro, lanzó y su tiro ni tocó aro. Marko, en la siguiente jugada hizo leña del árbol caído. No le tembló el pulso, cogió el balón y encaró al bosnio, con velocidad se aproximó al aro, posteó y reculó armando un tiro que entró limpio. En la siguiente jugada Teletovic sacó un dos más uno a Marko, el bosnio falló el tiro libre dejando el partido 71-68. En el último minuto el Baskonia tuvo la opción de empatar el partido, pero fallaron.

La celebración posterior fue de las buenas y tuvo espíritu navideño

Después a Kostas y Blums no les tembló el pulso desde el tiro libre para certificar una clasificación histórica y heróica para el Top 16. Mientras nosotros lo celebrábamos, en Tel Aviv maldecían su suerte y solo pensaban en evitar el choque frente a frente, en no jugar el verdadero partido de rivalidad, el Bilbao Basket-Maccabi. Big Sofo, te retamos en Gescrap!! Ojalá el próximo miércoles el bombo nos cruce y hagamos el sueño realidad.