miércoles, 19 de octubre de 2011

BB-Olimpiakos: El partido que empezó a jugarse mucho viernes atrás

Queda un día para que el Bilbotion deje de ser una premonición, un lema piñero para ser una realidad visible, palpable y constatable. Pero este partido no empezará a las 20.30 horas del próximo viernes como estipula el horario, el encuentro ha empezado a disputarse antes de que el balón acaricie el aire del Bilbao Arena,mucho antes, concretamente este partido lleva disputándose once años. Tiempo en el que muchos de los hitos de este club se han forjado, se han celebrado un viernes desde el primer partido oficial a partidos que han supuesto un gran salto como el ascenso en ACB o nuestra primera victoria en playoffs.



Primer partido oficial del BB (15-9-2000)


El primero de ellos fue el primer partido oficial de la historia del Bilbao Basket. Fue en La Casilla, un 15 de septiembre de 2000. Hampl era un niño, Marko un adolescente y Raül aún soñaba con jugar en la NBA, cuando este hecho ocurrió. A la vez, ese año surgía a causa de un cisma con la FIBA, la Euroliga. Aquel día el Bilbao Basket de los Madina, Patrik, Herráiz, Romain Gayet o Damian Grant entre otros caía por 81-90 ante el CB Tarragona en un partido que hacía presagiar el año duro que se avecinaba. Se eludió el descenso y, sin saberlo, se dio un pasito hacia el Bilbotion.


Ascenso a ACB (21-5-2004)


El 21 de mayo de 2004 llegó otro gran día y, como tratamos en este texto, fue viernes. Ese día llegó el momento soñado por muchos, fue en el pabellón municipal de León, eran las semifinales de liga LEB y la eliminatoria estaba 2-0 a nuestro favor. Teníamos tres oportunidades para lograr el ansiado ascenso a ACB y tocar el cielo y los nuestros llegaron a León, vencieron y ascendieron en un encuentro memorable en el que basados en un primer tiempo brutal que hizo que nos fuésemos 22 arriba al descanso, para acabar venciendo 55-71 y hacer a Bilbao de nuevo una ciudad A-C-B.


Clasificación para la final de la Supercopa ACB (28-9-2007)
En nuestro primer año en ACB nos salvamos a falta de una jornada en Tenerife, pero nuestra segunda experiencia fue más dura y casi morimos infartados al ver cómo un tiro sobre la bocina de Gerald Brown no entraba y nos daba un triunfo vital ante el Breo a falta d etres jornadas. Nuestro tercer año fue más tranquilo, nos consolidamos en la Liga y organizamos a principio de la 2007-2008 la Supercopa. Nos enfrentamos al Barça de Dusko Ivanovic y le mojamos la oreja en el Bizkaia Arena del BEC el viernes 28 de septiembre. El 74-67 final nos daba el pase a nuestra primera final de un título ACB. No fue la única vez que aquella temporada dejamos en la cuneta a los blaugranas, cuatro meses después en la Copa del Rey disputada en Gasteiz, fuimos también los verdugos de los culés en cuartos de final. Pese a todo, el Barça se tomó su revancha poco después...



















Debut en Playoff ACB (16-5-2008)

Fue en el playoff de la ACB, en nuestro debut en una eliminatoria de este tipo en la que los culés se vengaron de las dos eliminaciones anteriores. El estreno de Bilbao Basket no pudo ser en mejor escenario, el Palau Blaugrana. Fue el día 16 de mayo, viernes, y lo que sí fue mejorable fue el resultado, ya que los, por entonces dirigidos por Txus Vidorreta cayeron por 75-64 y, dos días más tarde, el Barça con un gran Acker finiquitaba la eliminatoria. Quedamos apeados en cuartos de final, pero, al año siguiente debutaríamos en Europa.


Clasificación para nuestra semifinal europea (3-4-2009)


Nuestra adaptación a la competición europea fue ideal, magnífica. Tanto, que sin despeinarnos nos plantamos en la Final Eight de Turín. Allí, junto a 500 aficionados, los nuestros se enfrentaron al KK Zadar, el conjunto que vio nacer a Marko Banic. Aquel 3 de abril de 2009 en un partido en el que fuimos por delante casi constantemente, logramos tumbar a los croatas por 76-67 y plantarnos en semifinales. Al día siguiente el Khimki nos ganó, pero ya habíamos hecho historia. Repetiríamos al año siguiente y, nuestro verdugo fue el Alba de Berlín en Gasteiz.



Primer triunfo en Playoffs: El inicio de la machada (20-5-2011)
El último viernes que marcó un punto de inflexión en nuestra corta pero intensa historia fue el pasado 20 de mayo. Aquel día, sin saberlo, se daría un paso de gigante de cara al día que viviremos mañana. Nos plantamos en la Fonteta para enfrentarnos a un gigante; El Power Electronics Valencia de Pesic que estaba sorprendiendo a todo el continente por su extraordinario rendimiento. Los taronjas eran favoritos y tenían el factor cancha a favor. Pero los hombres de negro hicieron saltar la lógica por los aires y dieron el primer golpe en un pabellón valenciano que no podía creerse lo que veía. El 72-79 final fue nuestro primer triunfo en playoffs y lo que pasó después todo el mundo lo sabe y es el motivo por el que mañana Olimpiakos nos visitará.
















Ahora es el momento de animar, apoyar y, sobre todo, vivir el momento, porque tal y como están las cosas en el baloncesto europeo, es muy difícil que volvamos a repetir actuación en Euroliga. Como se suele decir "que nos quiten lo bailado", ese baile empieza mañana y habrá que vivirlo a tope. We feel Bilbotion!!!

viernes, 14 de octubre de 2011

BBB 86 Real Madrid 82: Bilbao Basket, la única BB que funciona bien


En una semana en la que mucha gente andaba que trinaba porque su BlackBerry no funcionaba (a.k.a. BB), nuestro BB sí que ha funcionado y de lo lindo. Ha retomado la senda del triunfo y ha tenido que ser otra vez en Miribilla y, otra vez y ya van cuatro seguidas, contra el Real Madrid en un partido en el que los nuestros comenzaron como aviones y en el que llegaron a tener 19 puntos de ventaja mediado el tercer cuarto, aunque luego hubo que sufrir de lo lindo para que pudiésemos lograr un triunfo que nos da aire y mucha confianza de cara a los próximo partidos.

Los nuestros comenzaron el partido a todo tren, a toda mecha, quizá motivados por jugar ante su público o escocidos por el naufragio final en Alicante. Fue el Real Madrid quien pagó los platos rotos, con su chequera infinita. Con dos dos más uno de Marko y una antideportiva de Rudy sobre Jackson, nos fuimos en el marcador 14-0, un parcial que marcaría definitivamente el partido. Los merengues llevaban cinco minutos sin anotar y fue Llull el primero en hacerlo. Un triple de Mumbrú elevaba la diferencia a quince (19-4), pero el Real Madrid, aun sin jugar bien, iba reaccionando poco a poco hasta llevar el partido al final del primer cuarto 24-14.

En el segundo cuarto cada intento de Rudolph (como el reno de Papa Noel) era instantáneamente respondido por un Banic que estaba inmenso, cuando los merengues se quedaron momentáneamente sin munición, apareció Kostas con un triple y una canasta para elevar la ventaja a 17 puntos (43-26). Entonces, cuando mandan más las ganas y la casta que el talento, apareció Felipe Reyes con seis puntos consecutivos para dejar el marcador al descanso 46-33.

Rudy perdió por primera vez en Bilbao. Fotos: Fotoclick ACB

La imagen del equipo con dos pívots y medio estaba siendo espectacular, el Madrid estaba incómodo y desquiciado por momentos, eso lo hizo una clara y constante imagen Rudolph, a quien en ACB le permiten cosas que allá por USA no le permitirán por mucho que vaya a jugar con el gran Nowitzki. D´or y Mumbrú llevaron la batuta de los nuestros en los primeros compases del tercer cuarto, mientras que Felipe seguía machacón en fastidiarnos la noche. Mediado el tercer cuarto, un triple marca de la casa de Mumbrú ponía la diferencia por las nubes (62-43) e incluso tuvimos una posesión para superar la barrera de la veintena, fallamos. Ahí llegó el punto de inflexión, los merengues, heridos en su orgullo, reaccionaron y, nosotros pasamos una crisis en ataque que nos pasó factura. Entre Tomic, Rudolph y Llull -aunque este nos perdonó desde el tiro libre con un errático 5 de 11- nos hicieron un parcial de 2-16 que dejaba el marcador 64-58 a falta del último cuarto.
La aportación de Grimau junto a la de Kostas fue clave para el triunfo

Había parecido fácil vapulear al Real Madrid, pero iba a ser durísimo ganarles siquiera, cosa normal y muy lógica. Y es que, estimado aficionado del BB, si aún te queda alguna uña intacta es que sufriste menos que la media. Sufrimos como perros en estos últimos diez minutos en los que los de Laso nos echaban su aliento en el cogote constantemente. Rudolph y Tomic seguían metiéndonos el canguelo y el marcador reflejaba 64-62. Lo que antes eran caras de placidez, ahora eran de tensión y nervios. Ahí aparecieron Kostas y Álex para darnos aire y un poco de tranquilidad (73-65). Poco duró, una antideportiva sobre Rudolph Fernández, volvía a acercar a los merengues. Nunca nos superaron, se pusieron a un solo punto (80-79), pero el acierto de Kostas y la garra y los rebotes de Grimau hicieron que se quedase el triunfo en casa por 86-82. Ahora toca seguir igual o mejor contra la Penya en Miribilla el próximo domingo a partir de las 12.30 horas.

martes, 11 de octubre de 2011

Lucentum 81 BBB 77: Cuando Larry Montana se vino en nuestra contra


Hemos invocado muchas veces a Larry Montana y en unas cuantas ocasiones ha aparecido, pero nunca nos había sucedido lo del pasado domingo. Larry Montana apareció cuando no debía hacerlo y nos chafó un partido que teníamos en nuestras manos. Fue en los últimos tres minutos cuando la lógica decidió desaparecer, Larry se lió y apareció para dejarnos compuestos y sin triunfo. Tiene disculpa y es que, tras ocho años en nuestro banquillo, es difícil todavía hoy ver a Txus en un banquillo que no sea el del BB. Así las cosas y con la sintonía de Benny Hill como banda sonora de nuestros tres últimos minutos, se pasó de un tranquilizador y casi definitivo 62-71 a un sorprendente y doloroso 81-77, con el que nuestro amigo alicantino Tope está más feliz que unas castañuelas.

Antes de todo aquello, el partido había sido muy difícil para los nuestros. Las cosas no empezaron nada bien y, Singler y (cómo no) Ivanov nos hacían pupita para meternos un parcial de salida de 10-2, que era todo un toque de atención. Pero ahí aparecieron nuestros americanos que son extracomunitarios en el Supermanager y entre D'or y Jackson fueron llevando las aguas a su cauce hasta llegar a empatar el partido a doce. Dos triples de Kostas y Josh nos daban nuestra primera ventaja en el partido (17-18), pero entre Hazell y Freire se encargaron de que nos fuésemos perdiendo 23-18 al final del primer cuarto.

Los partidos contra equipos de Txus son duros y éste, había quedado bien claro, no iba a ser una excepción. Koné y Singler - un rubito con cara angelical pero que nos hizo un traje con 32 puntos- elevaban a nueve la ventaja alicantina (27-18). Entonces, apareció la muñequita linda de Janis para darnos un respiro y contagiar a sus compañeros, el que más lo hizo fue Mumbrú quien con cinco puntos consecutivos, pero Jackson con un triple hacía que el Lucentum sintiese nuestro aliento en su cogote (36-35). Entonces volvió a aparecer el rubito, que sí, se irá pronto a la NBA, pero a nosotros ya nos la ha liado y con cinco puntos más, nos mandaba al descanso cuatro abajo (43-39).


Singler nos hizo un traje a medida. Fotos: Fotoclick ACB

Tras el descanso apareció la mejor versión del BB, Marko y D'or se hicieron fuertes en la pintura y entre ambos equilibraron la balanza e incluso nos pusimos por delante (48-49). Enn ese momento, llegó la cuarta falta de Marko, justo en el puesto que más escasos de rotación andamos, pero Stevic pese a llevar dos días en Bilbao, no defraudó. Correcto, sin fallos y aportando, más no se le podía pedir, además, Kostas aparecía como una de las grandes referencias en ataque y eso se notó. Los nuestros llegaron a tener hasta ocho puntos de ventaja (54-62) y se fueron al final del tercer cuarto 56-62.

El último cuarto fue un remanso de tranquilidad, hasta el momento en el que nuestras piernas temblaron y todo se fue al garete. Vetajas que oscilaban entre los seis y los nueve puntos y la sensación de que no se podía escapar el triunfo. Pero, muchas veces, para ganar los partidos hay que rematarlos y eso, no lo hicieron los nuestros y si no rematas...puede que te maten y eso ocurrió. Blums tuvo dos tiros libres a falta de tres minutos para poner el partido en fraquía, pero los falló. A partir de ahí todo cambió, el Lucentum se vino arriba y, nosotros, por alguna extraña razón nos vinimos abajo. Llegaron las pérdidas, los desaciertos y un final que no aparecía en el guión que marcaba el partido. Pero es que en baloncesto no vale con estar metido en el partido solo 37 minutos, porque esto es ¡¡ACB man!! y si te despistas un solo segundo te pintan la cara.







Marko cumple 250 partidos con el BB




No hay casi tiempo para lamentarse por lo perdido en Alicante, ya que el próximo jueves jugamos contra el Real Madrid, un rival que nos trae muy bueos recuerdos y contra el que Marko Banic si nada lo impide cumplirá su partido oficial número 250 con la elástica del BB. Este será su encuetro número 213 en ACB que, unido a los 30 de Eurocup, 4 de Copa del Rey y 3 de Supercopa hace que el croata cumpla un número tan redondo. Marko ha ido de 0 a 250 en cinco años y 363 días, ya que su debut oficial con el BB fue en La Roca frente al Granca el 15 de octubre de 2006. En este tiempo ha pasado de ser un jugador joven y secundario a ser el capitán del equipo y haber sido el MVP de la Eurocup en 2010. Además, desde entonces ha participado en un Mundial, dos Eurobasket y unos Juegos Olímpicos. Desde la Piña, como nuestro jugador favorito y amigo que es, le deseamos que cumpla, al menos otros 250 partidos más con nuestras camiseta. Bravo Marko!!


lunes, 3 de octubre de 2011

Supercopa Endesa: El Baskonia nos mata desde el triple y el Barça consuma su triplete en Bizkaia


Si el Bilbao Arena fue el escenario donde finalizó la temporada 2010-2011 con el triunfo del Barça en la ACB, la campaña 11/12 ha empezado en el mismo lugar y con el mismo resultado. Lo único que ha cambiado de la estampa es que quien levantó la copa de la ACB en junio, fue Roger Grimau, mientras que ese honor el pasado sábado recayó en Navarro.

Los encargados en abrir el fuego de la Supercopa fueron nuestros chicos y (cómo no) el Baskonia, algo que ya es tradición juguemos la competición que juguemos. Los alaveses apoyados en un espectacular acierto en el tiro de tres -14 de 22 en triples- y en una casi inmaculada carta de tiro en el primer tiempo se llevaron un partido en el que llegaron a tener una ventaja de 24 puntos, pero en el que los nuestros llegaron a tener opciones de llegar a remontar, aunque nadaron para morir en al orilla y acabar perdiendo por 88-93.

Las cosas empezaron muy mal para Bilbao Basket, el 2-0 inicial fue solo un mero espejismo ante un rival que cada vez que lanzaba a canasta, anotaba, sobre todo un Brad Oleson que estaba muy inspirado y que destrozó la defensa de los de Katsikaris. Si todo eso era poco, una técnica pitada a Mumbrú, sumada a dos faltas de nuestro "3" le sacaban momentáneamente del partido. Así las cosas, los de Ivanovic no tardaron en abrir brecha y moviendo muy bien el balón y con una efectividad demoledora se fueron al final del primer cuarto con catorce puntos de ventaja, 18-32.

Brad Oleson fue una verdadera pesadilla para Bilbao Basket. Foto: Fotoclick ACB

En el inicio del segundo cuarto, las cosas siguieron igual, los baskonistas veían el aro como una piscina y la desventaja llegó a la veintena (21-41). Se había roto el partido totalmente en quince minutos de juego y el Bilbao Basket debía tratar de reconducir la situación de alguna manera. Allí apareció Banic, para intentar poner remedio a la sangría y, realmente, lo consiguió. Los Men In Black llegaron a ponerse a trece puntos (37-50), pero un inverosímil triple sobre la bocina de San Emeterio dejaba el encuentro 37-53 al descanso.

La única esperanza para vencer era que los nuestros lo hiciesen muy, muy bien y que al Baskonia dejasen de entrarle los tiros. Esta circunstancia no ocurrió en los primeros compases del tercer cuarto y la ventaja alavesa llegó hasta los 24 puntos. Entonces, Bilbao Basket dejó lso argumentos baloncestísticos de lado y tiro de genio y casta para volver a demostrar que este equipo nunca se rinde. Grimau, Fischer, Banic, Jackson... todos intentaban aportar lo suyo para lograr lo que parecía lo imposible, Larry Montana. Se unieron y pasaron de los 24 de desventaja a los 15 que reflejaba el marcador al final del tercer cuarto, 54-69.

Banic fue el primero en liderar la reacción del BB. Foto: Fotoclick ACB

Quedaban diez minutos y la empresa era harto difícil, pero a base de casta, acierto y grandes defensas, hubo opciones para soñar con voltear el marcador, aunque entre Brad Oleson y San Emeterio tratasen de enterrarlas a base de triples. A falta de un minuto, Bilbao Basket llegó a ponerse a tres puntos, pero no llegó más allá. Al final, Ribas desde el tiro libre decidió y el Baskonia esperaba rival para la gran final.



Su contrincante saldría del Barça-Real Madrid, el otro clásico repetido hasta la saciedad en el mundo del deporte. Los culés empezaron de forma brillante y mediado el segundo cuarto, llegaron a tener una ventaja de trece puntos, 34-21. A partir de ahí, colapso blaugrana y efervescencia merengue, que en el tercer cuarto cogió el mandó del encuentro y llegó a gozar de una ventaja de nueve puntos. A falta de tres minutos para el final, los blancos ganaban de cinco puntos, pero entonces, apareció el oficio de su pléyade de estrellas y el miedo a ganar del Real Madrid. El resto lo hicieron Marcelinho y Navarro, que fueron los aniquiladores de los merengues para acabar 74-70.

Navarro reventó la final y se llevó el MVP. Foto: Fotoclick ACB

De esta manera, la final la disputarían los dos equipos que más finales llevan en la última década, el Barça y el Baskonia. Los de Ivanovic, sin el descomunal acierto del día anterior, no solo aguantaron el ritmo del Barça, sino que llevaron la iniciativa durante la inmensa mayoría del partido pese a la gran tarde de Navarro. Dos triples consecutivos de Prigioni ponían al Baskonia siette arriba (65-58) a falta de siete minutos. Entoces, apareció la Bomba Navarro en toda su expresión. Dos tiros libres fueron la antesala de una demostración de acierto y de cómo aparecer para dinamitar un partido. Los que poco antes le mandaban "al teatro", vieron cómo Navarro decidía cuándo acababa la función en la que el Baskonia soñaba con ganar la Supercopa y cómo empezaba la culminación del triplete blaugrana en Bizkaia: Copa 2010, Liga 2011 y Supercopa 2011. El 73-82 final, fue la constatación de este hecho y, al igual que en la pasada final de la ACB, el MVP fue para Juan Carlos Navarro.



A buen seguro, tanto Navarro como sus compañeros del Barça, no guardarán más que buenos recuerdos de sus visitas a Bizkaia, esperemos que el próximo título que se celebre en nuestra tierra sea del BB.