lunes, 30 de mayo de 2011

Real Madrid 1 BB 1: ¡Profanamos la Caja Mágica y recuperamos el factor cancha!


No te pellizques, no abras los ojos como platos, también sobra el hecho de lavarte la cara con agua helada. Sobra porque no, no es un sueño lo que estás viviendo con este BB, es una preciosa realidad. Y es que los nuestros no entienden de pronósticos, no entienden de favoritismos y tampo entienden de feudos inexpugnables. Si en liga regular cayó el Palau, en cuartos de final la Fonteta... Ayer fue la Caja Mágica, un escenario que fue testigo de 20 minutos de ensueño de los nuestros, que sirvieron para traerse la eliminatoria a Bilbao vivita y coleando. Y allí estuvieron para verlo in situ varios piñeros, al igual que muchos más aficionados del BB.

Pese a todo, el Madrid golpeó primero. En el partido del pasado viernes, los merengues salieron más concentrados y con menos nervios, quizá en eso influyó el hecho de que para ellos jugar una semifinal de Liga es algo normal y que para nosotros no lo sea. Pero también influyó la baja de Hernández-Sonseca y que tanto Jackson como Kostas estuviesen tocados. Pero tuvimos nuestras opciones, aunque se esfumaron entre balones perdidos y canastas fáciles erradas bajo el aro merengue. Todo eso se paga y más contra un grande como el Real Madrid, al final 78-67 y el primer punto de la eliminatoria se quedaba en la Caja Mágica. Se habían escapado vivos del primer partido, pero nada más sonar la bocina final se estaba cocinando la revolución ocurrida ayer. "El domingo jugaremos mejor, seguro, y tendremos nuestras opciones", comentó Katsikaris.

¡¡Y vaya si fue así!! En los primeros 20 minutos del segundo partido fueron los nuestros los que pusieron la magia en la Caja Mágica. Fuertes en defensa, nuestra zona era un área de paso restringido. Los merengues no podían, se topaban una y otra vez con una defensa implacable. Eso dio fluidez al BB en ataque, Jackson corría y distribuía o definía, Pollo estaba cómodo y todo lo que tiraba lo anotaba y Hervelle era el Axel de las ocasiones más grandes. De esta forma la diferencia iba creándose poco a poco, del 8-4 inicial propiciado por dos triples de Llull se fue haciendo trabajo de hormiguita para irse al final del primer cuarto cinco arriba (14-19).

A-Jax ya pronosticaba el uno a uno durante el segundo partido. Fotos: Fotoclick Acb

Lo mejor estaba por venir y nosotros no lo sabíamos. El segundo cuarto fue simplemente colosal, inolvidable. La intensidad defensiva subió un poco más si cabe y eso dio soltura ofensiva a los nuestros, que como un martillo pilón iban castigando a los merengues para asombro de unos y desesperación de otros. La diferencia crecía, diez, quince y...¡diecinueve! al descanso, 25-44. La eliminatoria entoces sufrió dos estallidos, el de felicidad y alegría nuestro y el de una afición merengue que reprochaba a su equipo el resultado con una pitada general.

Estaba el partido muy encarrilado, la situación era inmejorable y casi inimaginable antes de que comenzase el encuentro. Pero el Madrid es uno de los elegidos y resurge en los momentos más complicados. Prigioni,Llull y compañía salieron en la reanudación como auténticos Miuras. La primera cornada supuso un 11-0 de parcial que dejaba en ocho puntos nuesta renta (36-44). Tras seis minutos de sequía anotadora Kostas metía los primeros puntos de la segunda parte para los nuestros. Pero la bestia había despertado y nuestras muñecas empezaban a temblar. Eso quedó en evidencia al ver los seis puntos que anotamos en el tercer cuarto. Un acto que finalizó con un parcial total de 20-6 que nos llevaba tan solo cinco puntos arriba al último cuarto (46-51).

Pese a su remontada, los merengues acabaron hincando la rodilla

La sensación era contradictoria, íbamos por delante en el marcador, pero el amargo sabor del tercer cuarto nos conducía a ser pesimistas respecto a la suerte final que correría el partido. Llull seguía haciendo de cabecilla en el intento de remonatada merengue, un triple suyo puso el partido 62-61. El Coco ya nos había sobrepasado. Pero fue ahí cuando los nuestros no se achantaron y dieron el último golpe de gracia. Fue en griego, Kostas, ese hombre hiperactivo y que parece puro nervio, nos dio la serenidad y el acierto desde el tiro libre, una faena que remató Mavro desde la misma distancia. Fueron grandes y nos hicieron un poco más grandes a todos. Al final 66-71 y toca reventar Miribilla. Aunque sea muy complicado, entre todos hay que intentar tumbar al gigante merengue. We believe!!



domingo, 22 de mayo de 2011

BBB 2 Power Rangers 0 (72-79, 79-75): Hacemos historia pasando a semis!!


Épico, apoteósico, histórico. Se podrían decir más adjetivos, pero nos vamos a guardar algunos por si hay posteriores gestas. Los hombres de negro han dado la sorpresa y han tumbado a Power Electronics Valencia -a.k.a. Power Rangers- para colarse en las semis de la ACB, donde nos espera el Real Madrid. Ha sido en una eliminatoria dura, en la que ha habido muchísimos momentos difíciles, instantes que los nuestros han sabido superar con garra, casta y fe, mucha fe. Circunstancia que ha posibilitado que el 22 de mayo de 2011 ya pase a la historia de este club que va dando, cada vez un paso más.

Ha sido un trabajo coral, cuando no era Warren, golpeaba Blums, Mumbrú, Banic, Mavro o Jackson, pero un nombre ha destacado por encima de todo y de todos: Axel Hervelle. Impresionante, imperial, ha sido la imagen de la lucha de un equipo que no ha bajado los brazos ni un solo momento. Y la principal muestra de ello han sido los últimos dos minutos mágicos que nos han dado el pase a semifinales. El marcador reflejaba un inquietante 67-74 a falta de 2:13 para el final del encuentro. Todo parecía abocado al tercer partido, pero entonces la fe en Larry Montana apareció y Álex Mumbrú fue el brazo ejecutor. Primero con un triple que daba un halo de esperanza y ponía el 71-74 y, después con una bandeja que solo él -o ni siquiera eso- sabe de dónde sacó que nos ponía por delante entrados ya en el último minuto y que ponía en pie y patas arriba el Bilbao Arena. Luego a los valencianos les pudo la presión y Kostas desde el tiro libre hizo el sueño realidad.
Axel & Álex: Lucha y experiencia a partes iguales. Fotos: ACB Photo

Sonó la bocina y al unísono el grito de más de 7.000 personas que veían cómo su equipo se había quitado el disfraz de corderito para acabar con el Power Electronics. En ese instante acabaron 80 minutos intensos, duros y emocionantes a más no poder y empezó una auténtica fiesta con baile, demasiada poca luz y música excesivamente alta como para premiar a los nuestros. Atrás quedaron dos partidos en los que Bilbao Basket fue superior a Valencia en todas las facetas del juego, supo sufrir y reponerse a diversos contratiempos como la lesión de Edu Hernández Sonseca o la carga de faltas de nuestros interiores en el segundo partido.

Los nuestros no perdieron la fe en ningún momento

"Si no crees, no ganas" comentó Katsikaris tras tumbar a Valencia en los playoffs. Los nuestros creyeron hasta el final y ganaron, regalándonos una eliminatoria histórica y digna de enmarcar. De esas que pueden marcar un antes y un después en la historia de un club. Se pueden contar muchas cosas, pero hoy es un día en el que las palabras sobran y los hechos relucen por sí solos. Ahora toca disfrutar y seguir soñando, tras comernos el surtido marca Hacendado, queremos merengue, tenemos hambre de merengue. Será complicado, pero habrá que creer para tratar de ganar. Si se cae, que nos quiten lo gritado, sufrido y, sobre todo, disfrutado. Zorionak a todos y a disfrutar, que es lo que toca.

lunes, 16 de mayo de 2011

Estu 68 BBB 78: Sextos, a Europa y los Power Rangers esperan en pleyós


Había que ganar y se ganó. No se podrá juzgar si con brillantez o no, simplemente porque no lo vimos, así que como diría algún entrenador quedémonos con la "clasificación, amigo, clasificación". Y la tabla dice que tras el triunfo cosechado ayer ante un Estudiantes que no se jugaba nada, quedamos sextos, entramos en Europa y nos enfrentaremos frente a Valencia en una eliminatoria inédita en playoffs.

El partido empezó mal, para qué negarlo, solo Pollo estaba acertado de cara al aro rival, mientras que Welsch y Asselin advertían de que el partido no sería nada fácil (10-4). Para colmo, Pollo hacía su segunda personal y el panorama parecía empeorar. Pero ahí apareció Hervelle, un tío que lleva unos partidos a un nivel impresionante. Cuatro puntos del belga y dos de Warren, daban la vuelta a la situación y lideraban un parcial de 3-10 que nos ponía por delante por primera vez en el marcador (13-14). Pero la casta no es patrimonio de Axel y, por ello, Jasen con seis puntos consecutivos dejó las cosas cuesta arriba al final del primer cuarto (19-15).

En el segundo cuarto pudimos oír, nunca ver, la mejor versión ofensiva de los nuestros. Y eso que las cosas no empezaon nada bien, otros cinco puntos de Jasen dejaban el marcador 24-17. Se encendieron las primeras alarmas y la reacción del equipo fue contundente. A Hervelle, Mumbrú y Blums no les tembló el pulso y dieron lo mejor de sí mismos para lograr un parcial de 2-13 que nos ponía por delante en el marcador (26-30). La cosa no paró ahí, los nuestros habían cogido la directa y defendiendo bien y con bastante puntería en ataque la diferencia no hizo nada más que crecer sobre todo desde la línea de 6,75 con dos triples de Mumbrú y Blums respectivamente. Así las cosas, con un mate de Sonseca y dos tiros libres de Mumbrú la diferencia se disparó a los once puntos, llegando al descanso 33-44.

Hervelle hizo, de nuevo, un gran partido

Pero bien poco duró la renta, Marc Blanch salió muy motivado y en un visto y no visto los colegiales ya nos pisaban los talones. Nadie dijo que sería fácil. Y para colmo de males, Nick Caner- Medley también se enchufaba en el partido, había que aferrarse con uñas y dientes al partido y, puntito a puntito, los nuestros lo hicieron gracias al acierto de Mumbrú y Blums, lo que posibilitó llegar al final del tercer cuarto con una ventaja mínima (53-54).

Quedaban diez minutos y ni el sexto puesto ni la clasificación europea estaban atadas. Caner Medley puso por delante al Estu, pero Kostas y Mavro nos dieron aire y la ventaja volvía a los cinco puntos (55-60). El Estu no se rindió y se entró en los últimos dos minutos con 66-67 en el marcador. Entonces Pollo con un dos más uno y Jackson y Blums con sendos triples sentenciaron el partido. El sexto puesto era nuestro y el año que viene el Bilbotion volverá a sonar en Bilbao salvo hecatombe. Ahora toca ir a liarla contra Valencia. We Believe!!