domingo, 3 de abril de 2011

Barça 78 BBB 83: ¡¡Conquistamos el Palau!!

Ver al Bilbao Basket de esta temporada es como viajar a Port Aventura. Sabes que vas a montarte en muchas atracciones y que unas te dejarán frío y otras, sin embargo, te dejarán extasiado y con un subidón de adrenalina de la leche. La atracción de ayer en el Palau empezó suave, dejándonos fríos y dándonos razones para pensar que no pasaría a la historia por su brillantez ni emoción, para acabar siendo quizá la mejor experiencia de la temporada; Triunfo, en la prórroga y tras ir perdiendo de 17 puntos en casa del líder de la ACB. Como para no pegarse un par de tirones de la camiseta tras finalizar el partido. Se había logrado el primer triunfo en el Palau Blaugrana, se acababa de hacer historia. Por su parte, Xavi Pascual todavía no se podía creer lo acontecido y buscaba despertar de la pesadilla intentando desanudarse la corbata a las bravas.

El partido empezó con el peor de los escenarios posibles. Los nuestros no salieron enchufados y en estas circunstancias el Barça nos pasó literalmente por encima con un parcial de salida de 9-0. El Barça veía aro con mucha facilidad y el partido era en los que el mejor ataque es una buena defensa. Tan solo se tardó en caer en esa circunstancia cinco minutos, pero la diferencia ya era una durísima cuesta que subir (15-3). La cosa tenía muy mala pinta. Había que fajarse, apretar los dientes en defensa y que sea lo que Dios quiera. Así, con trabajo de hormiguita y el acierto de Mavro y Warren la diferencia menguó hasta llegar siete puntos por debajo al final del primer cuarto (19-12).

Warren dio aire a un BB muy desacertado en el inicio de partido

La defensa empezaba a maniatar a un Barça que echaba de menos a Navarro. Pero claro, a falta de 'La Bomba', este Barça tiene a Morris, Lakovic, Vázquez, Rubio o Ingles entre otros. Sobre todo este último, estaba por amargarnos la tarde. En un visto y no visto con un mate y un triple del alero australiano la diferencia se disparaba a 17 puntos (40-23). Alerta roja. De no haber reacción no solo se perdería el partido, sino que el golpe podía ser de dimensiones siderales, ante unos culés muy escocidos por su eliminación de la Euroliga. Pero este BB es el equipo del más difícil todavía. Cuando todo parecía una misión imposible, los nuestros tiraron de fe, defensa y acierto para mejorar las cosas. El primero en asumir protagonismo fue Jackson que con una canasta y un triple nos daba un poco de aliento para irnos al descanso doce abajo, 42-30.

Pocos imaginábamos lo que ocurriría tras el descanso. Jackson con otro triple reducía la desventaja a siete puntos (42-35) y el Barça empezaba a verse muy superado por la defensa del BB. El ataque culé iba de error en error, pero nosotros no lo aprovechamos. Tuvimos hasta ocho posesiones para bajar la desventaja. Pinchamos en hueso, perdonamos y los errores -y más ante estos rivales- se suelen pagar caros. Anderson y Lorbek encontraron el camino hacia el aro, mientras que por el BB, solo Kostas mantenía el pulso en ataque. Así se llegó al final del tercer cuarto 50-41. Nueve puntos de desventaja y la sensación de haber desperdiciado la oportunidad de haberse metido en el partido, tras haber dejado al Barça en solo ocho puntos en ese cuarto.

Jackson anotó seis puntos seguidos para llevarnos a la prórroga

Quedaban diez minutos y en baloncesto todos sabemos que es mucho tiempo. Nuestro juego interior comenzó a funcionar a las mil maravillas en ataque. Hervelle - que estaba siendo un coloso en defensa- y Pollo con cuatro puntos cada uno lideraban un parcial de 2-10 que nos ponía a tan solo un punto (52-51). Pero Anderson y Lorbek estaban enchufados en ataque y todo hacía indicar que, pese al gran esfuerzo de los nuestros, Larry Montana no aparecería en todo su esplendor. A falta de un minuto, Ricky Rubio con dos tiros libres ponía el partido 68-62. Parecía que la historia acabaría ahí. Entonces, Jackson se rebeló y cambió el guión de la película. Tomó las riendas del equipo y esta vez sí acertó, dio con la tecla correcta para a tres segundos del final empatar el partido a 68. Prórroga y el Barça sin Ricky Rubio, eliminado por faltas.

Alan, la venganza se sirve fría

En el tiempo extra no ocurrió lo acontecido hace dos semanas en Gran Canaria. Una zona maniató a los de Xavi Pascual y unido a Jackson, emergió la figura de Kostas. El griego anotó dos triples en la prórroga, siendo el segundo de ellos la cerilla que incendió el Palau y el sello de un triunfo por 78-83 histórico y heróico que nos sitúa a tan solo un paso de playoffs.